Nacional

EL pequeño gigante de la televisión


Edgard Barberena

Le tocó vivir los problemas que sufren los hijos cuando sus padres se divorcian; se forjó en el barrio San Sebastián, y llegó a convertirse en un símbolo de la televisión en Nicaragua.
Nos referimos a Oscar Miranda, a quien encontramos en su oficina, adornada con una gigantesca fotografía de Marilyn Monroe que le obsequió un hijo del doctor Sergio Ramírez, una pintura con la imagen del Macho Ratón del “Güegüenc e” y una estatuilla de la virgen Concepción de María.
Su padre fue Pedro José Miranda (q.e.p.d.), y su progenitora, Soledad Uriarte, reside en Miami con su hermana Marlene.
Estudió en el Loyola su primaria y en la República de Chile, y posteriormente por la noche en el Miguel De Cervantes. Empezó en el periodismo junto a connotados hombres de la prensa nicaragüense, como el doctor Danilo Aguirre; entró a la Escuela de Periodismo en Managua, pero no logró terminar su carrera.
Sus contactos con la incipiente televisión en Nicaragua lo llevan a trabajar a Canal Seis en 1968, y desde 1972 labora en Canal Dos. Octavio Sacasa Raskosky lo llamó para trabajar, ya que con el fallecimiento de su padre pasó a asumir la gerencia general, y “Mirandita” asumió las ventas de ese canal televisivo.
Ese cargo lo mantuvo hasta 1979, pero con el derrocamiento de la dictadura somocista el Canal Dos fue intervenido y convertido en el Sistema Sandinista de Televisión, “donde me quedé trabajando en la televisión bajo la dirección de Iván García, siempre en ventas”, pero posteriormente, cuando se funda el departamento de musicales y espectáculos, asumió esas responsabilidades.
En esa etapa a “Mirandita” le tocó trabajar en la elaboración de programas culturales nacionales, como los Gastón Pérez, que los dirigía García, pero Oscar estaba en la coordinación y producción con un equipo fenomenal, donde tuvo gente de mucho peso, como el arreglista Ricardo Palma.
También laboró bajo su dirección Ronald Abud, Jorge Blanco, Armando Morales, José Adán Nicoya, Bayardo Martínez Saravia y “una cantidad de compañeros que trabajaron muy fuerte para poder hacer una noche de espectáculos de tres y hasta cuatro horas de duración cada programa”, relata.
Séptimo Libre
Bajo la dirección de “Mirandita” aparecieron los programas televisivos “Séptimo Libre” y “Energía”. También coordinó un programa dirigido a los niños que se llamó “El chocoyito chimbarón” y una cantidad de programas que era viable hacerlos porque el gobierno de entonces tenía bajo su égida la televisión y no había mayor problema con el presupuesto.
El festival “Gastón Pérez” se hacía en un período de tres a cuatro meses, y se pasaba tres noches consecutivas con artistas de Europa, Estados Unidos, México, pero mayormente de países colaboradores con el gobierno y la televisión, “así pudimos ver artistas de Checoslovaquia, Polonia, la Unión Soviética, Cuba, entre otros países”, recuerda “Mirandita”.
María Lily y Wálmaro
Incluye su currículo un programa en vivo que se denominó “Viva la música”, que lo hacía con Julieta Bravo, ahora residente en Miami. También hizo un programa especial del mes con María Eugenia Urroz, ahora vocalista del grupo musical Llama Viva. En el programa “Energía”, que también dirigió, fue descubierto el talento para cantar de María Lily Delgado, ex periodista de Canal 2 y ahora corresponsal en Nicaragua de la cadena hispana Univisión.
También descubrió otro talento musical, Wálmaro Gutiérrez, ahora diputado ante la Asamblea Nacional. Esto lo afirma “Mirandita” con precisión porque a él le correspondía en el festival Gastón Pérez elegir al representante que iba al festival de la OTI.
La OTI es una sociedad de 23 países, y mientras duró el festival “Mirandita” acudió a muchos de ellos como representante de la televisión nicaragüense ante el país sede. Le tocó viajar con Cristiana, Lya Barrios y otros cantantes a los diferentes eventos culturales.
La OTI (Organización de la Televisión Iberoamericana), como organización, existe, pero ya no realiza esos festivales de la canción porque los representantes y mayores aportadores eran Brasil, España y México, los que compartían la sede de los eventos, al grado de que en España se realizó cuatro veces. Esto decayó, no había recuerdo de los festivales, no se grababan los programas, por lo que desaparecieron.

¿Cómo enlaza con la televisión?
“Mirandita” entró al mundo de la televisión por la vinculación que tuvo con Manuel Jirón, que fue director de la Estación Equis, con Armando Proveedor, el “Chinito” Cárdenas, Sucre Frech, Justo Castillo Collado. También en ese tiempo hizo amistad con Danilo Aguirre y una gran cantidad de gente que en los años 60 hacía una “buena radio, antes de que la televisión viniera a ser el sustituto”.
Oscar es del criterio que “no se puede obviar que pese a todo la radio sigue siendo la madre de la televisión, porque radiodifusión en el sentido contextual es radio y televisión”.
“Mirandita” cuando entra a la televisión -–en el entonces Canal Seis, que quedaba en la Avenida Roosevelt, esquina opuesta al edificio de la Asamblea Nacional-– ésta era en formato blanco y negro”.
Terremoto del 72 retrasó
el color en la televisión
Recuerda “Mirandita” que para 1972 estaban todas las condiciones dadas para que se sustituyera la proyección de 16 milímetros por el casete de tres cuartos (ahora Betacam de media pulgada), pero el terremoto de ese año, además de destruir Managua, vino a retrasar por un año la salida de la televisión a colores.
La salida de la televisión a color debía ser uniforme en Centroamérica, porque la Sony debía trabajar simultáneamente con la región, “porque el productor no podía suplir a Nicaragua de una manera y a los otros países del istmo de otra manera, tanto en equipos como en material de proyección”, recuerda.
Por lo que hasta 1974 “salimos en colores. Antes el Canal Seis quedó mal (debido al terremoto), y la estación televisiva tuvo que salir en cadena con el Dos”. La señal emanaba del Dos porque los estudios del Canal Seis habían quedado dañados. En ese período las transmisiones eran en películas de 16 milímetros, que era una complicación tremenda.
El rollo de la película tenía que abrirse un espacio para poner un anuncio al que se le ponía un pegamento, y si uno quería que ese anuncio saliera tres veces en una película, había que hacer tres copias y pegarlas. “Esto ahora no es necesario, porque cuando está corriendo el casete el operador pone en pausa la grabadora de vídeo y echa a andar el anuncio en las máquinas para cintas de tres cuartos”, cuenta “Mirandita”.
Aún no se ha entrado
en la digitalización
Con respecto al grado de avance televisivo en Nicaragua y resto de Centroamérica, “Mirandita” dijo que en el caso de la digitalización, el más avanzado en la región (en la actualidad) es México.
Nicaragua y Centroamérica tienen digitalización tal vez en algunas cámaras y otros equipos, pero no emite señal digitalizada, “porque se necesitaría que los televisores fueran digitalizados, pero eso vendrá más tarde, todo es un proceso de superación en la cuestión técnica”, explica.
Estima “Mirandita” que la digitalización de la televisión en Centroamérica tendrá que ser simultánea, “cuándo va a ser, no lo sé, pero sí ya se van preparando algunos canales, como el Dos, pero no podemos transmitir señal digitalizada.
La otra etapa de Canal Dos
En los 90, cuando don Octavio Sacasa retornó a asumir el control del canal televisivo, contactó nuevamente a “Mirandita” y a viejos empleados del Canal Dos hasta 1979, y “logramos salir como Canal Dos el 15 de noviembre de 1990”, narra.
“Esta vez salimos con la novedad de que estábamos por satélite bajando programas de televisión, como Don Francisco y otros programas de Univisión que previamente habían sido contratados por Televicentro”, dijo “Mirandita”.
En Nicaragua, después de haber tenido 248 salas de cines “llegamos a tener cero salas, y únicamente funcionaba una con películas para adultos”, por lo que la televisión comenzó a tener un fuerte auge, mientas las salas donde funcionaron los cines paulatinamente se fueron convirtiendo en templos evangélicos.
Ahora, “Mirandita” sigue laborando en el área de ventas para el canal, cuando ya hay una tercera generación en la familia Sacasa, con Alejandro, hijo de don Octavio.

Fraternidad de Hombres de Negocio
“Mirandita” cuenta también con otra experiencia que no tiene nada que ver con la televisión, porque desde hace unos cinco años atrás forma parte de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios, lo que le ha servido mucho.
“En la Fraternidad he recibido ejemplos de muchos amigos y mucha gente que en tiempos anteriores no eran el ejemplo que son ahora. Han recibido un cambio, han sido tocados por el Espíritu Santo, lo que nos lleva a entender que no hay cosa más preciosa que tener armonía en la familia, tener la paz y la tranquilidad que te da el hecho de llevar una vida en familia”, refiere.
Esta Fraternidad existe en 196 países en el mundo. En Nicaragua existen 700 capítulos donde en algunos participan mujeres.
“Mirandita” narró para los lectores de EL NUEVO DIARIO aspectos de su vida, un día antes de terminar de leer la Biblia. Las Sagradas Escrituras las comenzó a leer cuando ingresó a la Fraternidad. En ese momento de la entrevista tenía leído el capítulo XXI del Apocalipsis.