Nacional

Niega haber adquirido arma para asesinar a su cónyuge


Máximo Rugama

ESTELÍ
Nuevamente fue suspendida en el Juzgado Especial de Menores, la audiencia de debate (juicio) este jueves, en contra de la joven acusada de matar a su cónyuge, el norteamericano Kenneth Augustus Kinzel Jr.
La audiencia especial, que fue suspendida en horas de la tarde del martes, este jueves la reiniciaron con las testificales de los peritos de la Policía. El martes desfilaron al menos nueve testigos, y ayer una cantidad que aproxima a treinta el número de testificales.
Cerca de cuarenta son los testigos propuestos tanto por el Ministerio Público, representado por el fiscal especial de menores Edgard Armando Aráuz, y por el defensor público Ernesto Matamoros. Para el lunes está previsto que los peritos del Instituto de Medicina Legal, IML, viajen desde Managua para que rindan sus declaraciones.
La muchacha es acusada de haber asesinado de dos balazos a su cónyuge, el norteamericano Kenneth Augustus Kinzel Jr., de 53 años, la madrugada del trece de mayo del año en curso, luego que éste supuestamente llegó borracho a la casa que le alquilaba en el barrio El Calvario, de esta ciudad, y luego de golpearla la amenazó con matarla.
Ella, que tenía 17 años, supuestamente le quitó la vida al estadounidense con una pistola propiedad del infortunado, y dos días después lo habría descuartizado para botar los pedazos en lugares diferentes de la zona rural de este municipio.
A primeras horas de ayer y antes que iniciara el juicio, el defensor Ernesto Matamoros pidió se examinara a la muchacha, que se sentía enferma.
La solicitud fue concedida por la judicial de menores, María Elsa Laguna Herrera, en cuya instancia se ventila el caso, por lo que la joven fue atendida por una psicóloga y la médico forense. Al final se decidió que se continuara el proceso.
En el proceso especial a puertas cerradas, sólo tienen acceso al recinto la acusada, sus padres, la juez del Distrito de lo Penal para Adolescentes, en Estelí, María Elsa Laguna Herrera, el fiscal especial de menores, Edgard Armando Aráuz.
También asisten el Defensor Especial de Menores, licenciado Ernesto Matamoros, la doctora Nubia Auxiliadora Arévalo, Directora de la Unidad Especializada de la Niñez y la Adolescencia del Ministerio Público, y los testigos citados por la Fiscalía.
En escuetas declaraciones a los periodistas, una vez culminada la sesión de este jueves, la muchacha negó las aseveraciones de Alexis Francisco Montoya, cadete de taxi, quien señala que él le vendió una pistola el 12 de mayo, precisamente doce horas antes de que ocurriera el crimen.
Mientras la acusada estaba en el juicio, un grupo de pobladores se presentó a los juzgados con un legajo de documentos que contienen más de mil firmas en apoyo a la joven. En un documento escrito a máquina, también los firmantes exigen que se esclarezca la muerte del niñito de tres meses de nacido, quien era hijo de la muchacha y el gringo asesinado.