Nacional

No hay veda para alcalde de Jalapa

*** Tiene su propia interpretación de la ley, y tilda de “novatos” a funcionarios del Inafor y de la Procuraduría General Ambiental, los que sólo pagan favores a un diputado para estar contra él *** Tras el último quiebre de madera aserrada, desmanteló la Secretaría Ambiental de la comuna para dejarse “campo libre” en el tráfico ilegal de madera, porque sus técnicos le detenían los camiones que circulaban en horas nocturnas hacia el aserrío de una cooperativa forestal

Leoncio Vanegas

JALAPA, NUEVA SEGOVIA
La firma y sello del alcalde Humberto Pérez Largaespada figuran en una autorización de traslado de 100 metros cúbicos de madera de pino a un aserradero, extendida el 31 de octubre de 2006, a un ciudadano de nombre José Fidel Monjarretz Flores, Ced: 161-090161-0001K.
La misma fue ejecutada después que La Gaceta No. 120 puso en vigencia el 21 de junio de ese mismo año, la Ley 585, que declaró en veda por 10 años al pino en todo el territorio nacional, entre otras especies.
Además, la autorización que se conceptúa como una guía, fue para trasladar trozas desde la finca San Francisco, en la comarca El Limón, que está dentro de la franja fronteriza de 15 kilómetros con veda absoluta para todas las especies, hacia el aserrío de la Central de Cooperativas Forestales (Cecofor), situado a escasos kilómetros del bosque.
Al final la madera, según el escrito oficial, “es para la construcción de viviendas y letrinificación, proyecto impulsado por la Alcaldía de Pueblo Nuevo”, que es un municipio del departamento de Estelí. Elemento que negó el alcalde de este municipio, Javier González, y sólo mencionó un aval para un proveedor de la comuna, madera que se utilizó en una barrera taurina de las fiestas patronales del año pasado.
Otros avales informales van por cantidades menores, y algunos ni siquiera lo especifican, sólo que se pide al aserradero Cecofor prestar el apoyo necesario para el procesamiento.
Es apenas una de las tantas que figuran en lo que ya forma un mamotreto de autorizaciones que están en poder de las autoridades del Instituto Nacional Forestal (Inafor), y que según un oficial de la Policía Económica, profundizan investigaciones sobre lo que califican “un gran ilícito contra las leyes forestales y ambientales”. También se espera que la Procuraduría Ambiental acuse por delitos ambientales a todos los involucrados en el tráfico ilícito de madera.
Para el edil todo es invento, a pesar de documentos firmados y sellados por él.
Una fuente cercana a la Alcaldía de Jalapa, después de leer la información en EL NUEVO DIARIO referida al decomiso de 13 mil 668 pies tablares, dijo que con eso no se mencionaba ni el 10 por ciento de la madera ilegal que circulaba en el municipio, la mayor parte, autorizada por el alcalde. “Aquí es otro país, donde no ha habido ley de veda”, ironizó sobre la campante libertad con que el alcalde lanza a granel las autorizaciones.
Señaló que Pérez Largaespada está coludido en el comercio de maderas, mencionando a un señor de apellido Cruz, que es dueño del camión furgoneta placas: NS 1305 que le sirve para transportar la madera a expendios de Managua y León.
Otro camión marca GMC placas 1404, encarpado, también estaba en el aserrío esperando a cargar de una bodega llena de madera aserrada el martes pasado, cuando intervinieron el delegado de la Procuraduría General Ambiental, Víctor Hugo Tercero; la delegada de Inafor, Luvian Zelaya, y miembros de Auxilio Judicial de la Policía.
Funcionarios del Inafor informaron que el modus operandi de este pequeño grupo de depredadores era introducir la madera en rollo en horas nocturnas, y la aserraban en horas de la madrugada hasta las 9 de la mañana, y luego realizaban limpieza en la maquinaria para borrar cualquier evidencia. También se ha tratado de contactar al presidente de Cecofor, señor Fidel González, pero una secretaria afirmó que no se encontraba en las oficinas.
Corrió a técnicos forestales para dejar campo abierto a la ilegalidad
Para el edil, todo lo que se informa en este rotativo es inventado, a pesar de la información pública que han dado los funcionarios, como el Procurador. Y copias de las autorizaciones emitidas, que al final Pérez Largaespada acepta haberlas firmado.
“Si el Procurador es igual que ustedes. Fue puesto por Castellanos, y él (Víctor Hugo Tercero) lo que anda cumpliendo es una misión de Castellanos, buscando cómo desprestigiarme. Eso es todo el “gas”. Creen que nosotros somos ingenuos, que no sabemos qué andan haciendo”, expresó.
El alcalde Pérez Largaespada está incómodo con las denuncias, al extremo que inmediatamente que cerraron el aserradero de Cecofor despidió a los tres técnicos de la Secretaría Ambiental: Agenor Zeledón, Salvador Díaz y Mario Salvador Solís Lugo, porque junto con técnicos de Inafor y Policía detenían los camiones con madera en los caminos del municipio.
“Ellos están molestos porque los despedí, porque estaban haciendo cosas incorrectas en la Alcaldía, cosas para lo que no fueron contratados. Ahora se vengan utilizándote a vos para denigrarme en los medios”, dijo a este corresponsal. Señaló a los funcionarios cesanteados de unos “jodidos” que hacían “bandidencias” y que ahora utilizan computadoras de un proyecto de un ONG de nombre Mesavaja para estarle denigrando.
Abordados por teléfono, Díaz y Zeledón, confirmaron el despido, pero sobre la actividad ilegal de la madera en el municipio que se le achaca al alcalde, dijeron no estar preparados para referirse al tema.
“Eso lo pueden sacar, yo no tengo nada. Yo no ando ocultando nada. Si yo hubiera dado esos permisos, los di ¿qué me van a hacer? Si estoy amparado. Pueden hablar lo que quieran en los diarios, y pueden poner las cosas que vos querrás, pero nada va a pasar”, retó el alcalde, a la vez que se ufanó por ser el líder de los CPC en el municipio.
Los funcionarios forestales que denuncian estas anomalías dijeron que también la Policía de Jalapa era sabedora de la actividad ilegal, y cada vez que se detenían camiones con madera, Pérez Largaespada se personaba a gestionar su liberación. “Toda esa información también está en manos del jefe departamental de la Policía”, refirieron, mientras el comisionado Héctor Zelaya Zelaya prometió chequear esa información para hablar formalmente del caso.