Nacional

CSJ falla contra depredadores de pinos segovianos

* Decomisos con resolución firme fueron donados a alcaldías e instituciones sociales * Infractores, además de la multa, podrían enfrentar juicios penales por delito ambiental

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia sentó precedente para los casos de delitos ambientales o violación a las leyes forestales, al declarar desierto un recurso de amparo que pretendía favorecer a dos neosegovianos para evadir el proceso administrativo del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) y una probable acusación penal en los tribunales comunes.
El amparo promovido por Ramón Gabriel Díaz González, apoderado de los hermanos Jorge Luis y Juan Luis Flores Miranda, era contra los funcionarios de la delegación departamental del Marena por un masivo decomiso de 509 árboles de pino en fuste en la finca Las Chavarría, jurisdicción de San Fernando y dentro de la franja vedada de 15 kilómetros que establece la Ley 585.
La decisión de la CSJ deja firme la resolución administrativa que decomisa el recurso y ordena el pago de una multa, sin detrimento de una posible acusación que hará la Procuraduría Ambiental por la comisión de delitos ambientales.
Queda pendiente la resolución de otro recurso de amparo que introdujo el señor Rigo Flores, padre de los mencionados anteriormente, a quien se le decomisó en la misma jurisdicción mil 306 trozas de pino. Posteriormente, el Marena le decomisó un camión marca Mack, dos motosierras y madera aserrada, presuntamente de la misma especie que le habían incautado en su propiedad.
Leticia González, delegada del Marena en Nueva Segovia, informó que la madera decomisada a los hermanos Flores Miranda y a otro señor de nombre Salvador Guerrido, del plan de manejo “La Última Mirada”, de la comarca El Limón, fue donada a las alcaldías de Jalapa, San Fernando y Mozonte, además, a la comunidad indígena de este último municipio, a la Iglesia Católica, Ministerio de Educación y Ejército de Nicaragua.
González dijo que los tres municipios beneficiados con el donativo entregado en la última semana de octubre forman parte del área protegida de 42 mil 200 hectáreas de la cordillera Dipilto-Jalapa, y el mismo será utilizado para obras sociales.