Nacional

Acusados de convertir el colegio en su harem

* Llueven toda clase de acusaciones de padres de familia en comarca de Villa Sandino * Directora dice no haberse enterado de nada y teme que cierren el instituto

Luis Alemán

Cuatro maestros que imparten clases en el Instituto “Rubén Darío”, de la comarca La Campana, en el municipio de Villa Sandino de Chontales, son protagonistas de un escándalo sexual que provocó un fuerte malestar entre los habitantes de la zona, quienes exigen la destitución de esos profesores y el enjuiciamiento de quienes salgan responsables de los abusos cometidos contra varias alumnas.
Los docentes son señalados de sostener relaciones amorosas con alumnas menores de edad, también de acoso sexual, y de abusar a las estudiantes mediante la presión y el chantaje.
La subcomisionada Juana Blanco, jefa de la Policía de Villa Sandino, confirmó la existencia de denuncias contra algunos maestros y el inicio de una investigación para determinar la veracidad de las afirmaciones de alumnas y padres de familia.

Directora sorprendida
Por su parte, la licenciada Martha Alejandra González, directora del Instituto “Rubén Darío”, se mostró sorprendida por la versión de algunas alumnas sobre los actos cometidos por los docentes, pero negó que ella esté protegiendo a sus maestros.
Marlyn Ortega Espinoza, madre de una de las víctimas, responsabilizó a la directora González señalando que personalmente le había puesto en conocimiento lo que estaba ocurriendo a su hija de 15 años, pero la directora no hizo nada al respecto.
El escándalo sexual mantiene dividida a la población de La Campana entre los que piden la destitución de los docentes, y aquellos que reaccionaron molestos porque, según ellos, con las acusaciones y la destitución de los maestros se corre el peligro del cierre del único centro de secundaria que hay en la zona.

El caso más grave
El más grave de los casos denunciados es el del docente Léster Antonio Gutiérrez, quien reconoció tener un “caso que está en investigación”. A Gutiérrez se le acusa de abusos deshonestos contra una alumna de 15 años y de la violación de otra adolescente de 16, a quien habría llevado hasta un motel ubicado a la salida de Santo Tomás, donde abusó de ella.
Gutiérrez se defendió asegurando que “no tiene ningún problema” y que está dispuesto a enfrentar y demostrar su inocencia, pero la declaración de la adolescente confirma que fue víctima de su profesor.
“Me llevó en un taxi hasta Campo Seco y ahí me forzó”, declaró la adolescente a los redactores de EL NUEVO DIARIO, ante la presencia de su padre y de la directora del Instituto “Rubén Darío”. La muchacha dejó de asistir a clases para evitar que el profesor la continuara “molestando”.
“Después que me forzó, me continuó buscando y prometiéndome que se casaría conmigo, entonces yo le creí, pero él me engañó”, aseguró. “Eso es un caso que está investigándose”, dijo el profesor Gutiérrez, quien reiteró que se sometería a la indagación policial para “demostrar su inocencia”.
Gutiérrez negó que en ese caso haya una violación, y más bien responsabilizó a la madre de la jovencita mancillada, asegurando que “estaba interesada en que yo jalara con su hija”. Negó que él le haya dado clases a esa alumna, y aseguró que su retiro del instituto se debió al bajo rendimiento académico.
Pero a este profesor también otra adolescente lo señaló de presionarla, ofenderla y hasta tocarle sus pechos. “Una vez, cuando ella jalaba agua y quería pasar un cerco, él se le acercó y le dijo que le ayudaría, pero lo que hizo fue tocarle sus pechos”, afirmó la mamá de la adolescente víctima del acoso sexual.

“No encubro a nadie”
La licenciada Martha Alejandra González, directora del Instituto “Rubén Darío”, trató en todo momento de apartarse de las acusaciones hacia sus maestros, y mostró su temor por el cierre del Instituto. “Ahora con esto nadie va a querer venir a dar clases a esta comarca”, indicó, afirmando que la población de La Campana, “habla sin tener pruebas”.
“Me están acusando de encubrir a los maestros, pero hay cosas de las que hasta ahora me estoy dando cuenta”, declaró a EL NUEVO DIARIO, tras conocer más detalles sobre los abusos contra las estudiantes.
Para el licenciado Denis Báez, director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos en la delegación de Juigalpa, los hechos denunciados en la comarca La Campana deben ser investigados y aclarados por la Policía, pero cuestionó el comportamiento inadecuado de los docentes al sostener relaciones amorosas con sus propias alumnas.
“Deben ser motivos de sanciones administrativas por violentar las normas del centro”, aseguró Báez, quien investigó el caso luego de varias denuncias presentadas por los padres de familia.
José María Oporta, padre de otra joven señalada de mantener relaciones de noviazgo con un maestro, reconoció que en el centro se registran muchos problemas, principalmente de irrespeto de los maestros para sus alumnos.
“Caminan enamorando a las alumnas y eso no debe darse, un profesor llamado Marcos Hurtado andaba enamorando a mi hija de 14 años”, aseguro. Oporta interpuso la denuncia sobre el caso de su hija ante la delegación territorial del Ministerio de Educación de Muelle de los Bueyes, donde las autoridades aún investigan el caso.