Nacional

Más de un millón los damnificados en Tabasco, México

* Albergues no se dan abasto, y Ejército enfrentando tareas en una desgracia de dimensiones colosales

Villahermosa / México / EFE
Las inundaciones en Tabasco han dejado ya más de un millón de damnificados, informó ayer el gobernador de ese Estado del sureste de México, Andrés Granier, en una reunión encabezada por el presidente Felipe Calderón.
Más de un millón de personas han tenido que dejar sus casas inundadas y sus bienes perdidos, pero "podrían ser más", advirtió Granier, quien señaló que aún hay una gran cantidad de ciudadanos por rescatar.
Villahermosa, la capital del Estado, situada a unos 700 kilómetros al sureste de la capital mexicana, está bajo el agua en tres cuartas partes, y está aislada por las aguas desbordadas de los ríos Grijalva, Samaria y Carrizal.
El gobernador indicó que actualmente unos 3,000 miembros del Ejército y de la Armada mexicanas están evacuando, en embarcaciones y en helicópteros, a cientos de familias que se quedaron atrapadas en las azoteas de sus casas.

Muchos por rescatar
"Son muchos los que quedan (por rescatar)", explicó Rurico Domínguez, director del Sistema Estatal de Protección Civil y coordinador de las embarcaciones que realizan el rescate de damnificados.
Domínguez precisó que 50,000 personas están recibiendo atención médica y alimentos en 284 albergues habilitados, y que el resto de los habitantes de Villahermosa permanece en las calles y plazas apenas cubiertos por árboles.
"No tenemos adónde ir", dijo a EFE Juan de la Rosa, un obrero desalojado del fraccionamiento Santa Elena, situado en el sur de Villahermosa, una de las zonas más afectadas por las inundaciones.
En las últimas horas, el río Carrizal descendió su nivel en 10 centímetros, pero la Comisión Nacional del Agua (Conagua) pronosticó el ingreso, en las próximas horas, de un nuevo frente frío, lo que puede suponer más lluvias en la zona.
"Confiamos en que lo peor ya pasó", declaró a una televisora local Domínguez.
Añadió que en las últimas horas una veintena de embarcaciones siguió con el desalojo de familias de los barrios Gaviotas, Torno Largo y Acachapam, afectadas por el desbordamiento del río Grijalva, y que los enfermos han sido trasladados a la capital mexicana.
El hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Villahermosa, también se inundó por el desbordamiento del río Carrizal y de la laguna El Negro.
En tanto, grupos de damnificados han denunciado la rapiña de bandas de asaltantes que se han dedicado a saquear en embarcaciones las viviendas anegadas.
"Que el Ejército también atienda esa situación, se están aprovechando esos cabrones de la desgracia de la gente", dijo José Morales Colorado.

No hay agua potable
En Villahermosa, ciudad con 500,000 habitantes, está suspendido el servicio de agua potable debido a los daños en sus instalaciones, declaró el director del Sistema de Agua, Adán Palavicini.
Miles de personas continúan el éxodo para salir de la zona inundada y tratan de llegar a diversas ciudades del país.
Al vecino Estado de Veracruz llegaron ayer 3,000 damnificados, de un total de 10,000 que serán recibidos en cinco albergues.
Una fuente de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz dijo que los refugiados de Villahermosa fueron trasladados en autobuses a Coatzacoalcos, a 150 kilómetros de la ciudad.
El gobierno de Veracruz dispuso de al menos 40 autobuses de turismo para el traslado de afectados hacia Coatzacoalcos.
Mientras, elementos de Protección Civil, de la Secretaría de Seguridad Pública y del Ejército Mexicano atienden a la población damnificada, que ya empezó a recibir alimentos calientes de una cocina móvil.