Nacional

¿Quién dijo bombas contra Estado judío?

* Ahmadinejad ha propuesto una salida democrática, un referéndum, para terminar con régimen racista, dice * No es que queramos bombardear o hacer matanzas en Israel, como hacen algunas potencias en Oriente Medio, sostiene

Edwin Sánchez

Edwin Sánchez

“El conteo regresivo para Israel ha empezado”, es una de las frases, de las tantas del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad que recorren el mundo levantando polvaredas, como otra que hace dos años definía la política del régimen teocrático: “Israel debe ser borrada del mapa”. El embajador de Irán en Nicaragua, el doctor Akbar Esmael Pour, asegura, sin embargo, que el Presidente de su país no pretende la destrucción de Israel, como se interpreta en Occidente su insistencia en ver al Estado, nacido en 1948, como un trazo de tiza pintado en la pizarra del mapa mundial.
“Se ha malinterpretado, hay un malentendido”, se esfuerza en explicar desde la sede diplomática en Managua, donde da la cara para “aclarar” lo que el controversial Ahmadinejad ha sostenido ante universitarios, periodistas, líderes extranjeros o en otros foros.
Las veces que el líder de Teherán ha asumido posiciones de esta naturaleza, las naciones como Estados Unidos --y por supuesto, el gobierno de Tel Aviv-- saltan a condenar palabras tan amenazantes.
El doctor Akbar aseguró que en la visita que hizo a Estados Unidos, el máximo representante de su gobierno se reunió con judíos antisionistas. Además, hay muchos de esa nacionalidad en Europa que se oponen al “régimen racista”, término con que el embajador califica a las autoridades de Israel.

“No es con bombardeos”
El señor Ahmadinejad sale diciendo que este régimen racista se ha creado falsamente, por la imposición de los europeos vencedores de la II Guerra Mundial, dijo el doctor Akbar. “Han creado un régimen racista, usurpador, de ocupación de los territorios palestinos”.
“El Presidente dijo que el tal régimen tiene que desaparecer, borrarse. Pero esto, ¿qué quiere decir? El Presidente insistió de qué manera: nunca dijo, vamos a hacer una matanza, un bombardeo, tal como están haciendo algunas potencias en el Oriente Medio, en Afganistán, en Irak”, sostuvo.
De acuerdo con el representante iraní, el mandatario pretende una salida democrática y no a la fuerza para desaparecer a un país. “Él cree muy firme en su declaración de que de una manera muy democrática, muy natural, en base a un referéndum, puede desaparecer este régimen, tal como desapareció hace una década el régimen del Apartheid, a base de un proceso democrático”.
El diplomático agregó: “Lo que está proponiendo es esto, por lo que se ha hecho durante seis décadas respecto a los palestinos. Cuando hablamos de ellos no hablamos sólo de musulmanes, porque hay judíos, cristianos y musulmanes que a lo largo de milenios han convivido pacíficamente, hasta terminar la Segunda Guerra Mundial, cuando se crea este régimen y ya comienza la matanza de palestinos”.
El doctor Akbar manifestó que este tipo de régimen “tiene que desaparecer, de manera pacífica, mediante un referendo entre judíos cristianos, la totalidad de los palestinos, y los musulmanes. No sólo el Presidente de Irán, sino muchos intelectuales y judíos antisionistas coinciden en que para que vuelva la paz, desaparezca esta cuestión que afecta al mundo”.

La primera alquibla
El representante iraní dijo que “desde el punto de vista musulmán., Jerusalén es el lugar más santo que ha existido para las tres religiones monoteístas, judaísmo, cristianismo y el islamismo”.
Fue la primera alquibla (la dirección) donde se realizaron los rezos musulmanes, ahora es La Meca, indicó. Jerusalén es la ciudad segura, y en islámico, el lugar muy sano y santo.
“Israel, en otras palabras, insisto, para que no haya malentendido, es un lugar muy santo para los musulmanes, cristianos y judíos. El judaísmo para nosotros no equivale a sionismo. El sionismo es racismo. Es un fundamentalismo, una creencia, a lo cual se oponen muchos judíos”.
En el país persa, informó, la comunidad judía es de 25 mil miembros que cuentan no sólo con sinagogas donde reunirse, sino que además el privilegio, respecto a los mismos iraníes, de contar con un delegado ante el Parlamento. En esa república islámica, por cada 150 mil habitantes, se elige a un delegado.
“En Irán, viven mejor que algunos musulmanes, pues con 25 mil habitantes cuentan con un delegado en el Parlamento”, insistió.