Nacional

Permuta de misiles por fármacos, “en veremos”


El general en jefe del Ejército de Nicaragua, Omar Halleslevens, dijo ayer que esta institución aún no tiene respuesta oficial de las autoridades de Estados Unidos (EU), sobre el canje de misiles tierra-aire en manos del cuerpo militar nicaragüense por equipamiento médico estadounidense.
El alto jefe militar indicó lo anterior en respuesta a inquietudes periodísticas sobre el rumbo de las pláticas entre el gobierno de Nicaragua y delegados del gobierno de Washington, sobre el destino de 651 misiles soviéticos en inventario del Ejército nicaragüense.
Nicaragua solicitó a cambio de la destrucción de dichas armas --que según Estados Unidos son una amenaza para la seguridad internacional--, equipos médicos de avanzada tecnología.
“Estamos esperando, se llevó una propuesta, debe venir una segunda reunión y Nicaragua estaría a la espera”, dijo Halleslevens, agregando que desconoce algún tipo de respuesta oficial, pero justificando al mismo tiempo que “intercambios de este tipo no son de un día para otro”.
En octubre pasado el jefe de las Fuerzas Armadas, junto al presidente Daniel Ortega, participó en las conversaciones sobre el tema de los misiles con una delegación norteamericana encabezada por el subsecretario adjunto de Estado de la Oficina de Asuntos Político-militares, Richard Kidd.
El general Halleslevens dijo entonces que esa fue una reunión preliminar de conocimientos sobre la propuesta de Nicaragua, y una reflexión a esa propuesta de parte de Estados Unidos.
Agregó esa vez que los norteamericanos se llevaron esa propuesta para analizarla con sus autoridades, y está previsto que en las próximas semanas se efectuarán nuevas reuniones, sin precisar si serán en Managua o en Washington.
“Es una propuesta grande que hizo el Ministerio de Salud, pero no puedo dar detalles, aunque es en base a una serie de productos y medios para mejorar el sistema de salud de Nicaragua”, añadió el general.
El Ministerio de Salud anunció en octubre pasado que necesita medios para satisfacer necesidades de laboratorios en los departamentos y salas de cuidados intensivos en todos los hospitales del país.
El Ejército tiene dentro de su arsenal un total de 1,051 cohetes tierra-aire del tipo C3M soviéticos o Sam-7, pero la política actual es la de dejar 400 de estos misiles como reserva para la defensa de la soberanía nacional.