Nacional

Una terrible violación de los derechos humanos


Tania Sirias

Como una violación a los derechos humanos catalogó la representante de la Coordinadora de Organismos No Gubernamentales que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni), Luisa Molina, el hecho de que dos hermanitos estelianos hayan sido separados de su hogar, y que uno de ellos muriera en un centro de Protección del Ministerio de la Familia. Molina criticó la débil aplicación de la Ley de Políticas de Protección Especial dentro de las instituciones del Estado, y afirmó que esto se debe al bajo presupuesto y la sub ejecución de éste, debido a la rotación de personal.
“En el caso especifico del bebé de tres meses que falleció en el centro de acogida ‘Divino Niño’, hubo violación a sus derechos humanos, ya que la Ley de Políticas de Protección establece como último recurso la separación del hogar, y se le institucionalizó, privándolo del cariño de sus familiares”, expresó la representante de la Codeni.

Niños pagan justo por pecador
Además, dijo que aunque el Ministerio Público ordene amparo para los niños, la institución responsable de aplicar las políticas de protección especial es MiFamilia. “Eso quiere decir que los niños de esta señora acusada por asesinato también están siendo sancionados.
Los están sancionando al sacarlos de su medio, y en vez de llevarlos a la cárcel como a su mamá los llevaron a un centro de protección, sólo porque ella cometió un delito”, expresó Molina.
Agregó que ningún niño que es trasladado a un centro de protección va a tener el mismo cuidado que el que tiene en el seno familiar. También afirmó que el Código de la Niñez expresa que el traslado de un niño o adolescente a un centro de protección debe ser el último recurso por aplicar, pero en Nicaragua es el primero que se valora.
“La Ley establece que si el entorno familiar es inseguro, los pequeños pueden ser reubicados en el hogar del pariente más cercano, en este caso los abuelos, si tampoco es un entorno seguro, están los tíos, e incluso un amigo cercano a la familia, pero como último recurso se plantea el traslado a un centro de protección”, dijo la representante de la Codeni.

Codeni pide más control
Agregó que la Codeni ve con mucha preocupación el caso del bebé de tres meses, al igual que el de la niña abusada de El Tortuguero, donde Mi Familia debió analizar bien la situación familiar antes tomar esa medida de protección tan extrema.
Molina expresó que el problema radica en que MiFamilia es la institución que más cambios de personal ha tenido, “no existe sistematización de las funciones, y tampoco hay acumulación de experiencia en el tema de atención a la niñez”, señaló.
Además, recalcó que los centros de protección de la niñez y la adolescencia deben ser supervisados por MiFamilia y deben garantizar un control sobre la condición de éstos, pues la mayoría son atendidos por organismos no gubernamentales.