Nacional

Consternación y acusaciones a MiFamilia

* Falta de dictamen forense molesta e intriga a los abuelos del pequeño * Funcionarios de MiFamilia dan explicaciones, pero las investigaciones seguirán * Autorizan a la madre del menor, procesada por asesinato, a estar en la vela de su hijo

Máximo Rugama

ESTELÍ

Mientras se desarrollaban la vela y posteriormente el sepelio del niñito, fallecido en un centro de atención a menores de Managua, su madre y abuelos ratificaron su decisión de continuar luchando hasta que caso quede bien claro, y si hay responsables que los castiguen.
Ellos dijeron que dudan de lo que señalan las autoridades del Ministerio de la Familia, porque trasladaron el cadáver del infante a Estelí sin el dictamen que extienden los facultativos del Instituto de Medicina Legal.
El doctor Oscar Gómez, director del área de asesoría legal del Ministerio de la Familia y la Adolescencia, aseveró en presencia de periodistas que el dictamen no lo habían llevado a Estelí por la premura del tiempo, y porque además los mismos familiares del menor (por el lado materno) estaban exigiendo que les entregaran el cuerpo.
El abuelo materno del bebé no se cansó de señalar como sospechosa y supuesta autora intelectual de la muerte, a la viuda de Kenneth Augustus Kinzel, Martha Hoss Johnson, ya que dijo tener pruebas concretas de que ella y otras personas a las que no identificó, estaban interesadas en la desaparición física del menor por venganza y cuestiones de herencia.
Mientras la familia exigía una investigación sobre el caso, el comisionado mayor Marvin Castro, jefe de la Policía en Estelí, señaló que el proceso lo llevan en el Distrito Tres de Managua, en cuya jurisdicción sucedió el hecho y en donde existe una denuncia.

Amenazas contra delegada de MiFamilia
Señaló que en Estelí se investiga denuncia por amenazas de muerte en contra de la delegada departamental del Ministerio de la Familia, doctora Francis Eugenia Moreira, las que habría recibido de parte de la familia materna del infante fallecido.
Inclusive a Moreira las autoridades policiales le están garantizando custodia para evitar cualquier agresión.
Mientras que el doctor Alberto Rosales, asesor jurídico del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos, Cenidh de Estelí, señaló que esa entidad brindará acompañamiento a la familia en todas sus diligencias.
Rosales considera que el Ministerio de la Familia debe remitir el dictamen médico forense con la premura del tiempo a las instancias respectivas, es decir, al Distrito Tres de la Policía de Managua, y que todo quede debidamente investigado.
De igual forma, señaló que es importante que las autoridades aclaren todas y cada una de las dudas que sobre el particular tiene la familia.
“Esto es saludable para la institución y su credibilidad”, dijo, y acotó que respaldarán a la muchacha y a su familia en aras de que no se violente ningún derecho a la parte ofendida ni a los funcionarios públicos.

Actuar con cautela
Recomendó por cuestiones de credibilidad y prestigio, que el Ministerio de la Familia y otras instituciones actúen con suma cautela para evitar abrir heridas o ahondar las que ya existen.
El jurista hizo tales aseveraciones en un contexto en que la familia materna cuestiona la actuación de los funcionarios del Ministerio de la Familia que realizaron el traslado de los niños, y al personal del centro donde lo llevaron y en donde permaneció unas pocas horas con vida.
Con varias horas de retraso respecto de lo previsto y a altas horas de la noche de este lunes, un equipo especial de la sede central del Ministerio de la Familia y la Adolescencia, trasladó a esta ciudad el cadáver del niñito que falleció en un albergue en Managua.
A través de una resolución administrativa, la delegada del Ministerio de la Familia en Estelí, doctora Francis Eugenia Moreira, ordenó el traslado de un niño de dos años y del menor de tres meses de nacido; este último era resultado de una relación de más de un año entre la joven esteliana y su cónyuge norteamericano al que presuntamente asesinó.
El doctor Martín Vargas, Director de Protección a la Niñez y a la Adolescencia de MiFamilia a nivel nacional, señaló que se trató de una tragedia tremenda y que los trabajadores donde estaba el menor fallecido tienen gran experiencia.
El director del área de asesoría legal del Ministerio de la Familia a nivel nacional, doctor Óscar Gómez, en nombre de la titular de esa cartera, dio la muestras de condolencia a la familia del niñito. Indicó que la entidad también está interesada en que las autoridades competentes aclaren sobre la causa de la muerte.
Gómez dijo no creer en que haya mano criminal ni negligencia en esta muerte. Las investigaciones son llevadas por especialistas de la Policía de Managua.
No obstante, en la vela se dieron una serie de comentarios y especulaciones no muy favorables para MiFamilia y la Fiscalía.
El abuelo materno señaló que independientemente de los resultados del informe médico una vez realizada la autopsia, la familia continuará una demanda ante la Policía para que se aclare el hecho.

Madre en la vela
Diversas personalidades visitaron ayer a la madre, abuelos y demás parientes del niño fallecido.
La joven madre del infante fallecido, quien se encuentra recluida en el hospitalito de salud mental “Monseñor Nicolás Antonio Madrigal”, de Estelí, como medida precautelar ya que ella es acusada por la muerte del estadounidense Kenneth Augustus Kinzel Jr. y quien es supuestamente el padre del menor fallecido, recibió autorización para que estuviera en la vela y sepelio de su vástago.
Minutos antes del entierro, llegó a la casa ubicada en el barrio “Ronaldo Aráuz”, donde se llevó a cabo la vela del menor, la doctora Martha Ocón, defensora pública, para trasmitir sus muestras de pésame.
También lo hizo el doctor Ernesto Matamoros, defensor especial de menores, quien precisamente representa en el proceso a la muchacha, ya que cuando supuestamente cometió el hecho era menor de edad.
Ambos dijeron que lo hicieron por humanismo y que lamentan la muerte del niño.