Nacional

Entorno de MiFamilia fue mortal

* Se descarta mano criminal, pero queda en entredicho la discrecionalidad para quitar a menores del seno familiar * Su madre purga prisión por asesinato, pero lo amamantaba, y además se le llevan al otro que cuidaban los abuelos

Angustia e indignación provocó entre sus familiares la muerte de un bebé de tres meses en un Centro de Protección Especial del Ministerio de la Familia, muy criticados los últimos meses. El pequeño de iniciales K.A.K. llegó el viernes de Estelí, junto a su hermano mayor de dos años, luego de ser retirados de la casa de sus abuelos maternos mediante una resolución ministerial que la familia llama secuestro insoportable.
Mauricio Urroz, divulgador de MiFamilia, informó que el pequeño falleció por asfixia, y se descartó que haya mano criminal según el informe preliminar del Instituto de Medicina Legal (IML). “La ministra le suministró a la familia el ataúd del niño, el traslado y provisiones para su vela”, dijo escuetamente. Otra cosa será la calificación de la acción ministerial, y si la sacada del niño no lo expuso a un peligro mayor, como en efecto sucedió.
En tanto, Óscar Gómez, director de Asesoría Legal de esta institución, expresó que el traslado de los pequeños se debió a que la madre sigue un proceso penal por parricidio y estaban en un entorno inseguro.

“El niño pasó incómodo” y lo entregaron cadáver
“Los hermanitos fueron trasladados de Estelí al centro ‘Divino Niño’, ubicado en la Carretera Sur, el viernes pasado. Los ingresaron a las cinco de la tarde, fueron revisados, les cambiaron vestimenta, los alimentaron y los integraron a una sala donde había dos niños más”, relató el funcionario. Además, afirmó que en el cuarto había dos trabajadoras sociales que vigilaban a los pequeños cada hora.
“Desde que el niño ingresó llegó lloroncito, incómodo, pero pensaron que era el viaje o el cambio del entorno. Según el informe del personal, lo chinearon hasta las doce de la noche que se logró dormir. Se le chequeó cada hora, la penúltima vez fue a las cuatro de la madrugada que le revisaron el pañal y se movió, luego volvieron a la cinco de la mañana y el cuerpecito ya estaba rígido”, dijo Gómez.
De inmediato la directora del centro de Protección “Divino Niño”, Miriam Auxiliadora Díaz Romero, dio aviso a la Delegación Tres de Policía, de donde trasladaron el cuerpo del niño al IML. Según las primeras investigaciones de la Policía, el cuerpo del pequeño no presentaba signos de violencia.

Hablan de entorno familiar inseguro
Al consultar sobre el retiro del bebé de la casa de los abuelos maternos, Gómez señaló que el entorno familiar era inseguro. “Según el estudio psicosocial que hizo la institución, el medio en el que se estaban desenvolviendo los ponía en riesgo, había mucha violencia y otros factores que reflejaron que no habían condiciones óptimas para los niños”, expresó el funcionario.
Otro de los motivos que emitió Gómez, fue que la mamá del niño K.H.T. está siendo procesada por asesinato, y por eso el Ministerio Público y el juez tomaron la decisión de recluirla en un centro de atención, y ordenaron a MiFamilia brindar la protección a los menores.
“La mamá tampoco estaba en condiciones de tener al pequeño para amamantarlo, pues hay una situación de violencia extrema que podía poner en peligro a los niños”, dijo el asesor legal de MiFamilia. En cuanto al proceso judicial que iniciaron los familiares del bebé en contra de Francis Eugenia Moreira, delegada de MiFamilia en Estelí, el funcionario afirmó que ella sólo cumplía una orden de traslado, emitida por una resolución ministerial.
Gómez afirmó que la orden de traslado de los pequeños al centro de protección estaba dictada desde el 10 de septiembre, pero sólo se hizo efectiva hasta el 26 de octubre, y para desgracia, el bebé de tres meses muere la madrugada del 27 de octubre. Hoy, el Ministerio de la Familia se comprometió a brindar detalles sobre esta tragedia que enluta a una familia esteliana, que se niega a recibir el cadáver hasta que asuman su culpa los responsables de su muerte.

(Con la colaboración de Máximo Rugama)