Nacional

Chávez leyó “Un grano de Maíz” durante el golpe

* Se arrepiente y hasta pide perdón por el libro sobre Carlos Salinas de Gortari, ex presidente de México

Edwin Sánchez

Ser amigo del presidente Hugo Chávez no evita que el comandante Tomás Borge se dé el lujo de criticar en público al “Socialismo del Siglo XXI” por su “burocracia estatal complicada”, que hasta ahora ha impedido que su libro “Un Grano de Maíz” se reedite en Venezuela.
Entre las pocas pertenencias que Chávez logró cargar el día de su frustrado derrocamiento, estaba el libro del nicaragüense. “Varias veces, en distintos momentos y lugares, Hugo Chávez ha mencionado el hecho de que en la cárcel, el libro ‘Un Grano de Maíz’ le sirvió de inspiración y fue su libro de cabecera”, dijo el embajador de Nicaragua en Perú.
Chávez le aseguró a Borge que quiere editar la obra, como efecto literario del Alba, que al parecer no sólo trata del intercambio comercial entre los países suscriptores. Serán cuatro libros de los autores que han logrado conversar con el líder de la Revolución Cubana, entre ellos Frei Beto e Ignacio Ramonet y un periodista italiano, los que se venderían como una sola colección.

5 millones por el mundo
“Yo, al principio no creía lo que decía. Pensé que me lo había dicho por halagarme, pero después me di cuenta que antes de decírmelo a mí, ya lo había dicho públicamente y lo ha repetido en numerosas ocasiones. Me estimula que este libro tuvo una circulación en Cuba, de dos millones de ejemplares, y en el mundo de cinco millones”.
Borge se quejó de que la oferta del presidente bolivariano hasta ahora se haya comportado como deben comportarse todas las “promesas presidenciales”. Culpó del atraso del proyecto a “la burocracia estatal” que en Venezuela “es complicada”, por lo cual “no se ha podido lograr”.
--¿Cómo llegó el libro a manos de Chávez cuando se produjo el golpe de Estado?
Me imagino que se llevó entre otros libros “Un Grano de Maíz”, para fortuna de mi amor propio. Me siento halagado, para serte honesto.
--¿Se reconocen sus derechos de autor?
Quiero que se entregue totalmente a una institución, el Instituto de Autismo de Cuba. Yo tengo un hijo autista, Sebastián, y cuando Fidel se enteró, empezó a indagar qué había en Cuba para tratarlo.
Mi hijo, de alguna manera, fue el inspirador en la mente talentosa de Fidel para el Instituto. Me siento tan agradecido por esa decisión, que decidí donar lo que pueda captar con este libro al Instituto de Autismo. Tengo una institución en “La Verde Sonrisa”, aquí en Managua, pero me pareció de mal gusto hacerlo para algo que yo fundé. Ahora ya hay donantes, sí.
--¿Qué le dijo Chávez sobre el libro?
“Fue mi inspiración y mi libro de cabecera en la cárcel. Cuando yo empecé a admirar a Fidel Castro, lo empecé a admirar en tu libro”, porque hago muchas referencias sobre Fidel, que para mí sigue siendo una persona que ha conquistado ya la inmortalidad. Fidel me contestó que la inmortalidad no existe, y fue cuando dijo la frase de Martí: “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.
--¿Volverá a retomar la labor de escribir?
No, entrevisté a Fidel e hice otra, desafortunada…
--¿Se arrepiente?
Sí.
--¿Fue el libro de Carlos Salinas de Gortari?
Sí, yo lo hice de buena fe. Fue manipulado, en realidad en esa entrevista no hago un solo elogio, pero el hecho mismo de haberlo entrevistado fue un espaldarazo a él, que todo el mundo lo aprobada y respaldaba, hasta la izquierda.
--Se arrepiente, pues.
Sí, pido disculpa a los revolucionarios, a los verdaderos, por haber escrito este libro que no fue mi intención hacer una apología, pero al fin y al cabo así lo entendieron, incluso Carlos Salinas. Pero de todas maneras, yo no tengo la visión que tienen de él en México. El tiene una casa en Cuba, y ahí ha parido su última mujer, dos de sus hijos. No es tan rechazado por los revolucionarios cubanos, como lo es por mexicanos.
--¿Y Chávez?
Quizás haga una entrevista. Chávez me dijo que podíamos hacerla. Sería un último esfuerzo. El problema es que él no tiene tiempo. “Tomás”, me dijo, “aprovechemos un viaje que haga a La India, a China, al otro extremo del mundo, para que me entrevistés en el avión”. Eso ha quedado en promesa presidencial, porque las promesas presidenciales siempre son de esa naturaleza.

El desgaste del poder
El poder, le dijimos al comandante Borge, desgasta a los partidos. ¿El FSLN, en estos diez meses, se ha desgastado? ¿Qué diría usted?
“Puede haber en este momento un desgaste, pero también un resurgimiento en los próximos dos años del FSLN. Será al revés de este principio difícil, porque los problemas son demasiados complejos y la herencia recibida es terrible. Pero, como una ley dialéctica, se irá acumulando lo cuantitativo para convertirse en lo cualitativo: se va a resolver el problema energético y la respuesta va a tener una incidencia política muy grande. Se va resolver el analfabetismo, se disminuirá seriamente el desempleo.
“Yo creo que los últimos años habrá un auge popular del FSLN y del propio Daniel”, dijo Borge, quien como Vicesecretario General del FSLN recomendó que el partido rojinegro afinara su política hacia los medios de comunicación, que son muy decisivos, sobre todo aquellos que tienen alguna afinidad con el FSLN”.