Nacional

Santos defiende derecho de Irán a energía barata


Mauricio Miranda

Las relaciones entre Nicaragua e Irán mejoran más cada día, y quien se atreva a criticar la posición del gobierno de la república islámica sobre el desarrollo de su programa nuclear, “sencillamente está equivocado”, afirmó el canciller Samuel Santos.
Santos se refirió a las constantes críticas de las que ha sido objeto el presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad, quien sostiene que no detendrá los proyectos impulsados por su gobierno para desarrollar energía atómica.
El pasado domingo, Dick Cheney, vicepresidente de Estados Unidos advirtió: “El régimen iraní debe saber que si continúa con el rumbo actual, la comunidad internacional está preparada para someterlo a serias consecuencias”.
Cheney aprovechó para acusar a Irán como “el patrocinador del terrorismo más activo del mundo”.
“Creo que están equivocados quienes critican a Irán. Ningún pueblo tiene por qué renunciar al derecho a trabajar y encontrar mejores formas de producir la energía, y más baratas que las actuales. Y la energía atómica es una de las formas de producir energía, tengo entendido, más barata descubierta”, manifestó el canciller.
“Cuando suceden estas cosas, creo que es un error de quienes lo hacen. Los iraníes son un pueblo sumamente respetable, trabajador, muy inteligente, con un nivel de educación ancestral, y extraordinario”, añadió.
Santos insistió en que el gobierno iraní ha expresado “con toda claridad”, que su intención es desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos.
“El propio organismo de las Naciones Unidas encargado de la energía atómica ha confirmado que eso es cierto”, aseveró.
Por otro lado, Santos negó informaciones sobre su destitución como canciller, aunque reconoció que el presidente Daniel Ortega tiene la potestad para tomar esa decisión.
“Yo no tengo permiso de renunciar. Yo tengo un compromiso con el presidente Ortega, con el Frente Sandinista, con Nicaragua, de que mientras esté en este puesto, cumplirlo lo mejor que pueda”, afirmó.
“Ahora, es potestad del presidente de la República removerme en el momento que él quiera. Recuerden que él, además de ser presidente, es el responsable de las relaciones internacionales.
Yo soy un ejecutor de las políticas y las voluntades que él expresa en política exterior. Nada más”, declaró.