Nacional

Hambruna ya existe y tiende a agravarse


Oliver Gómez

Laura De Clementi, representante de FAO en Nicaragua, dijo que la hambruna ya se vive en las comunidades más alejadas del Caribe de nuestro país, y el Gobierno debería invertir de inmediato tres millones de dólares en la compra de semillas para la siembra de Apante, pues el sistema de Naciones Unidas ahora coordina acciones para reorientar su apoyo y evitar un posible decreto de Estado de Hambruna en 2008.
Precisó que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) jamás ha garantizado dinero para alguna siembra en Nicaragua, y mucho menos desembolsos dirigidos a reemplazar las funciones del Gobierno y sus planes productivos.
Refiriéndose a una alerta que difundió el pasado fin de semana, De Clementi reiteró el interés de FAO en que el Gobierno se disponga a sembrar de inmediato, destinando la partida mencionada para buscar que los productores afectados por las lluvias reactiven su proceso productivo.
“Hambruna ya hay en la zona del Caribe, lo que nosotros decimos es que se debe invertir dinero ya, para comenzar a sembrar ya. Lo que nosotros estamos tratando de evitar es que se decrete un estado de hambruna el próximo año, que eso ya sería fatal, pues significa que la gente puede empezar a morir por esa razón”, señaló.
Después de respirar profundo, la delegada se declaró “impactada” por lo que ha podido presenciar en sus visitas a la zona del Caribe, y aún más, por los desastres que pudo observar en aquellos terrenos donde hubo cultivos en proceso de cosecha.
De Clementi también elevó este llamado por aquellas zonas del Caribe donde no hay alimentos o existen las mínimas reservas, las que están siendo identificadas por Naciones Unidas mediante un estudio, donde al mismo tiempo se busca reorientar la ayuda para que llegue de manera oportuna a los puntos más desabastecidos.
La delegada de FAO separó la hambruna que padecen aquellas familias que perdieron sus viviendas o cosechas con las lluvias, de lo que llamó “un desastre que se vaticina para el próximo año, si es que el Gobierno no se interesa por sembrar”.
Recordó que Nicaragua este año ha perdido 106 mil 383 hectáreas de cultivos de arroz, frijoles y maíz, que componen la dieta alimenticia de los nicaragüenses, producto de los fenómenos climatológicos, incluido el huracán Félix.
“Alimentos hay en este momento, pero reservas no hay, las estamos agotando y nadie se dispone a sembrar en medio de la emergencia. Sería bueno que el Gobierno garantice esta siembra de Apante con los tres millones (de dólares), que sería una partida exclusiva de ellos mientras Naciones Unidas hace lo suyo en estas zonas”, agregó.