Nacional

CGR aprueba ampliación de auditoría en Chinandega

* Ex funcionario presenta recibos de dinero que se enteró al hermano del edil por vender bienes de la comuna * El edil emite comunicado indicando que denuncias ponen por el suelo su reputación y dignidad. Sin embargo, guarda absoluto silencio

Mientras los contralores aprobaban ayer ampliar los alcances de la auditoría en la Alcaldía de Chinandega para comprobar irregularidades en el manejo de los fondos por parte del edil Julio Velásquez, denunciadas por tres ex funcionarios, las pruebas de malos manejos en su contra continuaban apareciendo.
El vicepresidente de la contraloría, Lino Hernández, informó que la decisión de ampliar los alcances de la auditoría la tomaron de manera unánime después de observar la lluvia de denuncias de actos anómalos con los recursos de la comuna chinandegana, hechas por los ex trabajadores en días pasados.
“Estamos hablando de desvío de materiales de construcción para la casa del alcalde y de sus familiares, contratación de parientes, de un hermano –creo-- en la alcaldía, que de ser cierto es una abierta violación a la Ley de Probidad, y las irregularidades en la ejecución de proyectos de recarpeteo de donde sacaron materiales para hacer un palacete de la casa del alcalde”, dijo Hernández.
Agregó que otras anomalías que revisarán son las ventas de maquinaria de construcción que se transaron a precios de chatarra, camiones Pegaso a muy bajo precio, así como la venta de un motor.
“Todas estas situaciones se van a agregar a la auditoría que se encuentra en proceso, ahora están en trabajo de campo, se pensó en dejar la auditoría con estas nuevas denuncias para el otro año, pero ya que los auditores están ahí, aprovechar de una sola vez”, dijo Hernández.
La auditoría que realizan a la gestión de Velásquez fue aprobada el pasado 12 de julio, y era para determinar si se dieron anomalías durante la construcción del Palacio Municipal y la compra de una camioneta Toyota Prado que maneja el edil.
Pero las denuncias hechas desde la semana pasada y en los primeros días de ésta, por el ex responsable de la Unidad de Adquisiciones de la Alcaldía de Chinandega, Nicolás Ordóñez; el ex funcionario de Servicios Generales, Francisco Cruz Centeno, y el ex supervisor de bacheo de esa comuna, Jorge Alberto Valladares, en contra del actuar del edil, han agravado su situación, y los colegiados ahora van tras todo los actos irregulares.
Ordóñez, que fue quien despuntó con las denuncias, se presentó ante la Fiscalía, la Policía y el Ministerio de Gobernación, junto a Valladares, con pruebas, y ambos acusaron formalmente al edil.
Aparecen más pruebas
En el legajo de evidencias que tiene Ordóñez, y que facilitó a la Fiscalía, está otro recibo emitido por el director de Servicios Municipales, Fabián Velásquez, hermano del edil, quien recibió 5,400 córdobas por la venta de un motor (torno) en desuso.
El recibo con membrete de la Alcaldía de Chinandega, en poder de EL NUEVO DIARIO, está fechado el 19 de enero de 2007 y firmado por don Fabián, el vendedor, quien aparece como Director del Plantel Municipal, y Gertrudis Lindo, como comprador.
Presuntamente Fabián Velásquez, en Año Nuevo, se embolsó los 5,400 córdobas que en ese momento equivalían a 300 dólares, de acuerdo con el cambio oficial de 18 córdobas, y no los enteró a las arcas de la comuna. Ordóñez tiene en sus manos un recibo extendido por Velásquez, quien recibió 1,200 dólares por la venta de un camión Pegaso chasis 189600006.
En el recibo, con membrete de la comuna y sello de la Dirección de Servicios Municipales, extendido el 22 de diciembre de 2006, aparecen las firmas del vendedor Fabián
Velásquez y del comprador Lenin Alfredo Córdoba Rizo.
Se trata de un camión que posee volquete y cilindro de levante, caja de velocidad, diferencial, eje delantero y dirección en buen estado, cabina y motor en mal estado.
En esa ocasión, don Fabián recibió ese dinero a dos días de la Noche Buena, y esta vez recibió el Año Nuevo presuntamente con sus buenos dólares en sus bolsas.
No tomaron en cuenta al Concejo
Se supo que al igual que el camión Pegaso con sus accesorios, Fabián Velásquez vendió sin autorización el motor de torno en desuso, lo cual se refleja en el recibo donde el dinero fue aceptado por él, violentando el procedimiento establecido, donde todo documento de venta debe ser recibido por caja con sello del cajero o cajera correspondiente, y enterarlo a las arcas de la municipalidad.
La vocería de la Alcaldía de Chinandega, mediante un comunicado, dijo que las denuncias ponen por el suelo la reputación y dignidad del alcalde y la de su familia. Sin embargo, Velásquez Bustamante guarda absoluto silencio.