Nacional

Investigación Cenis va por subastas fraudulentas


Eloisa Ibarra

El Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, informó ayer que centrarán la recta final de la investigación de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis), en la subasta de los bienes y créditos provenientes de los bancos liquidados.
Centeno explicó que después de todas las explicaciones brindadas por las autoridades de la Superintendencia de Bancos, se reunirán con los técnicos de la CGR que trabajaron en la auditoria para concretar algunos aspectos.
Asimismo, se reunirán con autoridades del Banco Central de Nicaragua (BCN) para cuadrar las cifras de todo lo referido a la venta de los bienes efectuada en la subasta a cifras muy inferiores a su verdadero valor.
La Fiscalía tiene en sus manos la resolución de la Contraloría General de la República (PGR), donde se establecieron responsabilidades civiles y administrativas contra ex funcionarios y funcionarios del gobierno.
En la reunión con las autoridades de la Superintendencia de Bancos, indicó Centeno, dejaron claro que en la subasta se dio una lesión patrimonial, porque el proceso no se hizo de forma correcta. “Actuaremos profesionalmente fuera de toda pasión”, dijo el Fiscal.
Centeno: Amparo no los detiene
Centeno aclaró que la resolución de amparo del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) no detiene la investigación de la Fiscalía, porque sólo se refiere a aspectos meramente administrativos.
La CGR estableció un daño económico de 3,106 millones, 748 mil 518 córdobas, más de 160 millones de dólares, por haber vendido a un precio menor al establecido en libros los activos de los bancos desincorporados: Interbank, Bancafe, Bamer y Banic.
Asimismo, estableció un daño patrimonial de 111 millones, 920 mil 289 dólares, derivado del pago adicional de la compra venta y reinversión con el Banpro para sustituir los Cenis por Bonos Cupón Cero y Bonos Bancarios.
Por ambas acciones, la CGR estableció presunción de responsabilidad penal a los ex miembros del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN), Eduardo Montealegre, ex Ministro de Hacienda y Crédito Público; Silvio Conrado, Gilberto Cuadra, Benjamín Lanzas, Ricardo Parrales, y el ex presidente del BCN, Mario Alonso Icabalceta.
A precio de guate mojado
Montealegre y Alonso violaron el acuerdo interinstitucional firmado por ambos el 21 de noviembre de 2002, en el que se establecía “la realización de los activos recibidos por el BCN de las Juntas Liquidadoras se efectuará conforme valores determinados en el mercado”.
En la subasta no se establecieron precios base, y todo se vendió por debajo del precio en libros. Irónicamente, los mayores compradores fueron bancos adquirentes de los bancos cerrados, quienes conocían la situación y valores de los bienes y propiedades que antes habían rechazado, y por lo cual recibieron Cenis, los que compraron a precios ridículos.
Por ejemplo, Eduardo Montealegre y los demás accionistas de Bancentro, adquirieron a un precio de 5.3 millones de dólares, el Centro Banic, el bien más caro sacado a subasta valorado en libros en 17.8 millones de dólares, dejando una pérdida al Estado de 12.5 millones de dólares.