Nacional

Hermano del alcalde vendió camión Pegaso


Róger Olivas

CHINANDEGA
Entre las abundantes pruebas presentadas a las 3:15 minutos de la tarde del martes por Nicolás Mateo Ordóñez Salmerón, ex responsable de la Unidad de Adquisiciones (compras), ante las oficinas de la Contraloría General de la República (CGR) y la Fiscalía de Chinandega contra el alcalde Julio César Velásquez Bustamante, por presuntas anomalías, figura un recibo extendido por el Director de Servicios Municipales de la Alcaldía de Chinandega, Fabián Velásquez Bustamante, hermano del edil, quien recibió 1,200 dólares por la venta de un camión Pegaso chasis 189600006.
En el recibo, con membrete de la comuna y extendido el 22 de diciembre de 2006 con el sello de la Dirección de Servicios Municipales, en poder de El NUEVO DIARIO, aparecen las firmas del vendedor Fabián Velásquez Bustamante y del comprador, Lenis Alfredo Córdoba Rizo.
Se trata de un camión que posee volquete y cilindro de levante, caja de velocidad, diferencial, eje delantero y dirección en buen estado, cabina y motor en mal estado.
Para Navidad
Coincidentemente el automotor fue vendido dos días antes de Noche Buena por el carnal del edil chinandegano. “El señor Fabián Velásquez Bustamante se ha tomado el atrevimiento de sacar de la bodega central materiales de construcción, y destituyó al señor Isidro Casco, encargado de la bodega, porque conoce sus fechorías”, dijo Ordóñez Salmerón en su denuncia presentada la tarde del martes ante la CGR y el Ministerio Público.
Por su parte, Jorge Alberto Valladares, ex supervisor de bacheo de la Alcaldía de Chinandega, afirmó que del siete de septiembre al ocho de noviembre de 2005, por orden de Fabián Velásquez Bustamante trasladó del plantel municipal a bordo de un camión color azul, marca Isuzu, un total de 296 bolsas de cemento, 920 bloques, siete metros de arena, cinco metros y medio de piedrín, cinco quintales de hierro, 25 laminas de zinc de canaleta, ocho tubos de tres pulgadas para sostén de pilares, 15 pilares, 15 clavaderos, 300 ladrillos rojos y treinta metros de cerámica, para construir el palacete del alcalde de Chinandega.
Venta si autorización
“Fabián ordenó la salida de diez bidones de pintura de agua, colores rosado, amarillo y verde, para embellecer esa casa de su hermano. Fabián autorizaba la salida de materiales de construcción y justificaba que se destinaría a trabajadores del Mercado Central, al parque y al bacheo de las calles. Yo supervisaba y mandaba el personal de la alcaldía a trabajar a la casa del alcalde”, manifestó Valladares.
Se supo que Fabián Velásquez Bustamante vendió sin autorización el camión Pegaso y los accesorios, lo cual se refleja en el recibo, donde el dinero fue aceptado por él, violentando el procedimiento que establece que todo documento de venta debe ser recibido por caja, con sello del cajero correspondiente, y éste enterarlo a las arcas de la municipalidad.
¿Enteró el dinero o se lo quedó?
Otro asunto que no queda claro es si don Fabián enteró los 1,200 dólares a las arcas de la municipalidad, lo cual tendrá que ser investigado por las autoridades competentes donde Ordóñez Salmerón interpuso la denuncia, con copia a la Policía Nacional y el Ministerio de Gobernación (Migob).
La vocería de la Alcaldía de Chinandega dijo a través de un comunicado que las denuncias contra el edil obedecen a una campaña difamatoria de malos trabajadores irresponsables (no especifica nombres)
“El alcalde no puede caer en el juego de refutar cada injuria y calumnia vertida por ciudadanos y ex trabajadores”, expresa la parte medular del escrito.