Nacional

Hambre y peste en Cuatro Palos

* Para colmo, los niños sin comer empiezan a enfermar * No les resuelven ni siquiera una enfermera estable * Angustiosa incomunicación y abandono del Estado

Luis Alemán

Las enfermedades respiratorias comenzaron a hacer mella entre los habitantes de la comarca Cuatro Palos, a unos 46 kilómetros de La Paz Centro, debido a la falta de atención médica y la destrucción de los caminos de acceso tras las incesantes lluvias que desde inicios de octubre cayeron en la zona fronteriza con el municipio de El Jicaral, en el departamento de León.
Los principales afectados son los niños, que muestran afectaciones respiratorias y diarreicas, y son atacados incesantemente por los zancudos que, debido a la gran cantidad de fango que quedó después de las lluvias, se han multiplicado, según lo reveló el alcaldito de la comarca, el señor Marlon Osorio.
Más del 90 por ciento de la producción de maíz y sorgo se perdió debido a las lluvias, mientras todos los pozos del pequeño poblado están contaminados, y el pozo comunal perforado por Enacal se hundió debido a la gran cantidad de agua que cayó en la zona.
“El principal problema es que no tenemos atención médica en el Centro de Salud”, afirmó Osorio, quien lamentó que debido a problemas administrativos, las autoridades del Ministerio de Salud de El Jicaral y de La Paz Centro no se han puesto de acuerdo en la ubicación de una enfermera que dé atención médica a los habitantes de Cuatro Palos.
“El municipio de El Jicaral atiende el área de salud y educación, mientras que La Paz Centro da atención en las otras áreas, pero nadie responde a la necesidad de una enfermera en la comarca”, afirmó Osorio.
Desde que comenzaron las lluvias, a inicios de octubre, 58 familias tuvieron que ser evacuadas y trasladadas a la Escuela “Emmanuel Mongalo”, donde permanecieron 15 días, debido a que las aguas de los ríos Sinecapa y Grande, inundaron completamente el poblado, reduciéndolo a casi tres manzanas, donde está ubicada la escuela, que fue lo único que se salvó de quedar bajo las aguas.
Mercedes Rodríguez, que vive en la ribera del río Sinecapa, perdió parte de sus animales domésticos y abandonó su casa, que quedó bajo las aguas. Lo mismo le ocurrió a Mirna Jaime Delgadillo y a Jameli García Urbina, quienes perdieron todo porque sus viviendas quedaron bajo las aguas del río. “No logramos sacar nada, perdimos toda la cosecha de maíz y sorgo, se murió el ganado que teníamos y no tenemos ni ropa con que cubrirnos”, afirmó García Urbina, quien se encuentra en una vivienda que les prestó el administrador de la empresa Agropecuaria Santa Fe Melchora, que se dedica a la siembra de arroz en la zona.
Anastasio Conrado Cerrato, Administrador de la empresa, aseguró que debido a la falta de personal médico, los niños están padeciendo enfermedades respiratorias y “sufren de calenturas por la malaria”.
Los habitantes de Cuatro Palos demandaron de las autoridades edilicias de La Paz Centro mayor atención, debido a su estado crítico, y pidieron a las autoridades del gobierno central atención en la reparación de los caminos de acceso. “A la zona no se puede entrar más que en bestia, si seguimos así aquí habrá una hambruna incontrolable”, afirmó Conrado Serrato.