Nacional

Sospechan vandalismo en incendio de Puerto Cabezas

* “Cocaleños” habían saqueado leche en bodega que luego ardió en llamas

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Aproximadamente medio millón de córdobas en materiales escolares se quemaron la madrugada del pasado domingo, cuando una de las bodegas del Ministerio de Educación tomó fuego.
Informes preliminares hablan extraoficialmente de un incendio provocado, sin embargo, el cuerpo de bomberos y la Policía aún no dan a conocer un informe que ponga fin a las especulaciones.
Se trata de una bodega donde se encontraban almacenados libros de texto de educación básica y de adultos, tizas, escritorios, abanicos y otros materiales del programa de alfabetización “Yo sí puedo”.
Un informe del Ministerio de Educación señala que las pérdidas ascienden a medio millón de córdobas, aproximadamente, en materiales que en parte fueron financiados por el Fosed, y que “ahora no se sabe cómo se hará, porque aún no se habían entregado a las escuelas por lo de la emergencia de huracán”, se lamentó la profesora Kediline Haward.
Otra parte del material esperaba ser llevado a las escuelas de las comunidades donde el huracán “Félix” destruyó todo, y donde aún no se han reanudado las clases debido a que las escuelas en algunos casos no tiene techo y otras fueron totalmente destruidas.
La delegada del Ministerio de Educación en esta ciudad, Jessica Rocha, se lamentó de lo sucedido y dijo que en el momento del siniestro ella no se encontraba en la región, pero que a su regreso se dio cuenta, por lo que no podría emitir muchos comentarios al respecto.
Pero denunció que un día entes del incendio un grupo de personas del barrio El Cocal llegó a las oficinas del Ministerio de Educación, donde se descargaba una rastra con una cantidad considerable de leche Centrolac, la que fue saqueada por las personas que llegaron y a vista de un guardia policial se llevaron cerca de 115 cajas de leche que más tarde andaban vendiendo por las pulperías y casas.
“Se trata de actos vandálicos, no estamos hablando de hambre, muchos de los que robaron la leche después la andaban vendiendo para tomar licor”, dijo una persona ligada al barrio El Cocal.