Nacional

Urge frenar salida de granos básicos

* Exportaciones sin control y falta de acopio para usarlo en emergencias han llevado a que frijoles estén por las nubes * El hambre corre pareja con la inseguridad ciudadana, expresa Enrique Picado

Luis Alemán

Tanto el Alcalde de Managua, ingeniero Dionisio Marenco, como el miembro del Consejo Nacional del Movimiento Comunal Nicaragüense, Enrique Picado, demandaron del gobierno una política fuerte para contener la salida del país de la producción de granos básicos, sobre todo hacia El Salvador, como una forma de frenar “la hambruna” de la que habló la representante de la FAO en Nicaragua.
“Hambruna no hay ahora, eso es mentira”, aseguró el alcalde Marenco, para quien el gobierno debe a lo inmediato frenar la salida de la producción de granos básicos, aplicando con rigor medidas para proteger al consumidor. Recordó que en Nicaragua, la principal fuerza en la producción de granos básicos está en la postrera y apante la que se realiza en noviembre y diciembre.
En iguales términos se refirió Enrique Picado, miembro del Consejo Nacional del Movimiento Comunal Nicaragüense, quien urgió la necesidad de que el gobierno contenga la salida de la producción y garantice no sólo la seguridad alimentaria, sino también la seguridad ciudadana.

Hambre mala consejera
“Cuando haya hambre en este país, dejará de haber seguridad ciudadana”, advirtió Picado, para quien una de las medidas que el Estado debe aplicar es el incentivo a la pequeña producción de granos básicos.
Picado considera que el Estado debe terminar con la salida de los granos básicos hacia otros países. “El Estado no puede darse el lujo de sacar la producción de granos básicos hacia El Salvador, parecen zompopos los camiones que te encontrás en la carretera cargados con la producción de alimentos básicos del país”, lamentó.
El dirigente comunal calificó de estafa a la soberanía el hecho que se deje sacar la producción de granos básicos y luego el gobierno tenga que comprar los granos básicos a El Salvador. “Se trata de una estafa a la soberanía del país”, criticó.
El alcalde capitalino puso como ejemplo el problema del frijol, cuyo precio alcanzó 20 córdobas la libra, cuando apenas unas semanas atrás su costo era de siete córdobas. “Cuando se pone caro el frijol es por causa del mercado, no hay capacidad de tener un ente regulador como Enabás o una bolsa de granos agropecuarios que sirva para proteger al consumidor”.
Se trata, según el alcalde, “de falta de beligerancia del Estado para acopiar los granos básicos y comercializarlos cuando hay problemas como ahora”. Marenco criticó lo que llamó la política de los gobiernos anteriores, de destruir las instituciones del Estado, tal es el caso de Enabás.

Huertos: la alternativa
Enrique Picado sugirió implementar como estrategia frente a la crisis por la falta de alimentos, la siembra de patio, para el autoconsumo y hasta para la comercialización. “Si potenciás tu patio con productos que se compran en el mercado, estás produciendo organizadamente, incluso para comercializarlo en el mercado”, dijo Picado.
Puso como ejemplo el proyecto del Movimiento Comunal que pone en marcha en varios barrios de Managua y otros departamentos, sembrar en los patios productos como tomate, pepino, rábano, chayote y maracuyá. “Cuando estás produciendo alimentos, construís el muro de contención frente a la crisis alimentaria”, sugirió.
Según Picado, se trata de un plan integral: el Gobierno con una política que evite la salida de la producción de granos básicos y de incentivos a la producción: la siembra de patios, y una cooperación externa que complete el esfuerzo nacional, señaló el dirigente comunal.