Nacional

Feria “Salvemos el Cocibolca”


GRANADA

“Que en todos los cauces que discurren por la ciudad entre la Estación del Ferrocarril y la Iglesia de Palmira corren abundantes aguas negras que van al Gran Lago; que las aguas provenientes de fábricas van a dar a los mismos cauces”, dice parte de un informe sobre el estado del Lago Cocibolca, fechado en Managua en marzo de 1977.
Por esa situación planteada en la década del 70, y seguramente mucho tiempo antes, un grupo de instituciones estatales y organismos no gubernamentales se encuentran preocupados por el lamentable estado del Lago de Nicaragua.
Este fin de semana esas organizaciones realizaron en el Malecón de Granada una feria ambientalista con el objetivo de explicar y sensibilizar a la población acerca de las graves consecuencias de esa contaminación.
A la actividad asistieron la ministra del Marena, Juana Argeñal, el ganador del premio National Geographic, Jaime Incer Barquero, el vicealcalde de Granada, Henry Vado, entre otras personalidades que también se han sumado a la iniciativa “Salvemos el Lago Cocibolca”.
Sin embargo, para el historiador granadino José Joaquín Cuadra, la situación no ha cambiado mucho en los últimos 30 años, “la gente continúa echando basura en los cauces y durante el invierno la cantidad que va a parar al lago es mayor porque la corriente arrastra todo”, lamentó Cuadra.
Por su parte, el doctor Barquero dijo que esta problemática debe involucrar a todos los sectores sociales, “la primera responsabilidad es del Estado, como ente regulador, la segunda es para la alcaldía, como máxima autoridad en el municipio, y la tercera para la población, para que se dé cuenta del mal que nos estamos causando”.

Proyectos pro lago
Durante la feria se expusieron varios proyectos relacionados a la protección del lago, entre ellos el proyecto de desechos sólidos de la Alcaldía de Granada, el proyecto de Fundación Cocibolca, el de Visión Mundial y el proyecto Twinlatin, financiado por la Comisión Europea.
“Tenemos un hermanamiento de investigación en siete cuencas europeas y latinoamericanas, entre ellas la del Lago de Nicaragua, con el objetivo de promover un mejor uso de los recursos hídricos”, señaló el ingeniero Patrick Debels.

Veinte millones dólares
Por otro lado, Cuadra también se refirió a la polémica originada por los 20 millones de dólares que el proyecto KFW, de Alemania, aprobó para el financiamiento de la construcción de redes de alcantarillado sanitario y la no contaminación del lago.
“Eso está aprobado por la cooperación alemana desde hace más de cinco años y están esperando a que nos decidamos, pero aquí Enacal no se ha interesado por ratificar esa cooperación”, manifestó Cuadra.
Lo más graves es que supuestamente los alemanes dieron hasta el mes de noviembre de 2007 para legalizar ese financiamiento, de lo contrario, el dinero se irá a otro país.
El otro problema, según Cuadra, es que durante la revitalización de la Calle La Calzada solamente se construyó una parte de las tuberías de aguas negras, por lo que posteriormente tendrán que romper nuevamente las calles para instalar los tubos en las zonas donde hace falta.
“Eso significa más pérdida de dinero, de tiempo y más contaminación para el Lago”, concluyó.