Nacional

Generación baja en cuanto piden alza

* Señalan representantes de los usuarios que una subida en tarifa de luz puede crear situaciones de consecuencias imprevisibles

Se repite la historia. Unión Fenosa pide un alza de tarifas, y minutos después se dañan varias plantas generadoras de energía eléctrica, lo que ayer habría ocasionado enormes apagones en el país, pero el Estado lo evitó comprando más de 40 megavatios en el mercado regional. Los consumidores advirtieron que la combinación de racionamiento y aprobación de alzas puede ser “explosiva”, y deslindaron responsabilidad ante una situación “que se salga de las manos de las autoridades”.
Según los técnicos del Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC), desde el jueves se redujo sustancialmente la producción de energía a nivel nacional, y eso incluye a todas las plantas, estatales y privadas.
La estatal Planta Las Brisas produce hasta 60 megavatios, pero está entregando 20, y las plantas “Hugo Chávez” sólo venden 43 de los 60 que podrían entregar. Por si fuera poco, apagaron la Planta Managua, y aunque las unidades de Hidrogesa ahora se están inundando con tanta lluvia, sólo producen 69 de los 100 megavatios de su capacidad.

Las privadas peor
El caso de las privadas es peor. La planta Nicaragua produce 100 megas, pero sólo está entregando 30 la mayor parte del tiempo, y Tipitapa Power bajó su capacidad a 40, aunque produce 50. Censa Anfels podría generar hasta 60 megavatios, pero también se declaró “limitada”, y entrega sólo 17.
El país anoche demandó hasta 485 megavatios de energía, y el Despacho de Carga no tuvo mejor opción que ordenar compras de emergencia de electricidad, superiores a los 40 megavatios en las horas de mayor consumo, lo que permitió que el plan de racionamiento se mantuviera estable.
Para esas compras de emergencia, el Despacho de Carga echó mano de un fondo aprobado mediante ley, que también se está agotando debido a compras cada vez más caras, lo que será considerado por el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, ahora que revisa la solicitud de alza de tarifa de 7.1 por ciento que les presentó Fenosa este jueves.

“Ensalada” peligrosa
Los extensos apagones, la falta de alumbrado público, quema de electrodomésticos y ahora alzas en las facturas, son una “ensalada peligrosa”, advirtieron las organizaciones de defensa de los consumidores.
Marvin Pomares, Director del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, expresó que a la gente no le interesa si el petróleo va aumentando de precio, “lo que le interesa es tener una facturación justa, pero además un servicio de energía de calidad. Sin embargo, Unión Fenosa ha incumplido con ambas, por lo que la situación podría salirse de las manos”, señaló.
Pomares dijo que el gobierno debería exigirle a Fenosa que cumpla con las inversiones necesarias para asegurar un servicio eléctrico eficiente, tal y como se comprometió la empresa cuando firmó el contrato de concesión hace siete años.
Pomares coincidió con María Elena Canales, coordinadora de la Asociación de Defensa de los Consumidores de Nicaragua, Adeconica, en que el INE debería implementar un “laboratorio independiente” para revisar los medidores que Fenosa ha venido instalando en los últimos meses, pues el único laboratorio al que se remiten es precisamente de la empresa española.
Según Canales, esto permitiría verificar la realidad de muchos pobladores, pues las facturas salen alteradas incluso con racionamientos de más de cinco horas, a pesar que tienen pocos aparatos eléctricos.

Advertencia de Movimiento Comunal
Enrique Picado, dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense, MCN, hizo un llamado al gobierno para que le ponga atención a la situación con la que se está enfrentando a diario la población.
“Se está juntando con una serie de cosas que el gobierno tiene que ponerle mucha atención; la canasta básica viene incrementando, hay escasez de frijoles, y ahora el costo de la energía podría aumentar, y ante todo esto, la situación se podría poner delicada”, refirió Picado.
No descartó que ante un alza en el precio de la energía la población empiece a reaccionar, porque “un incremento de la energía es un incremento de toda la canasta básica, lo que significa que el costo de la vida también aumentaría, porque al final es una espiral inflacionaria”, dijo el dirigente del MCN.
Los representantes de las organizaciones de consumidores apoyaron la propuesta que envió al presidente Daniel Ortega el especialista en temas energéticos, Narciso Mayorga Pallais, de renegociar los Contratos de Pagos por Potencia Instalada que cobran las generadoras de energía a Fenosa, y que esta empresa traslada a sus clientes.
Señalan que esta revisión permitiría verificar que todas las generadoras privadas ya recuperaron su inversión en las plantas compradas, y se podrían eliminar algunos cargos adicionales, lo que produciría una reducción del diez por ciento en las facturas de Fenosa.