Nacional

Nadie brinda ayuda a las comunidades más lejanas

* Para el gobierno como que no existen * Todo se envía para Bilwi y Waspam

Las comunidades más recónditas de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) continúan invisibles para la ayuda que sólo parece llegar a las cabeceras departamentales, como Waspam y Puerto Cabezas, a un mes y once días de que el huracán “Félix” las golpeará con sus vientos de 260 kilómetros por hora.
Un grupo evangélico integrado por la Primera Iglesia Cuadrangular y el Ministerio “Luz del Mundo”, acompañados por la brigada médica “Jehová es tu Salvador”, regresó de las comunidades olvidadas y ahora testimonian que la ayuda no está llegando con equidad a sus destinos.
Entre las dos congregaciones cristianas recolectaron 15 mil dólares para comprar medicinas, arroz, frijoles, azúcar, aceite, maseca, juguetes y artículos escolares, que ellos mismos llevaron a 400 familias de las comunidades Santa Marta y Santa Elena.

Destrucción aún es visible
Después de 38 horas de viajar tambaleándose en un vehículo que casi se apagaba en los caminos lodosos, con hoyos, ríos con árboles atravesados y puentes caídos, llegaron al corazón de esas comunidades, y descubrieron que los habitantes de esas zonas nunca olvidarán a “Félix”, mientras cada día se lo recuerden los esqueletos de las iglesias, los escombros de las escuelitas y el gobierno que los ignora y los hace invisibles.
“La gente está viviendo en casas improvisadas con carpas de vinil”, dice el pastor de jóvenes de la Iglesia Cuadrangular, Norman Castillo Pacheco, quien también describe la alegría de los niños cuando les llevaron piñatas que los hicieron sonreír. El grupo evangélico también ofreció consultas médicas a los habitantes.
La Iglesia Cuadrangular tiene pensado invitar a organizaciones privadas para que colaboren donando materiales de construcción. También tiene previsto visitar nuevamente otras regiones afectadas por el huracán “Félix”, y para ello está preparando un furgón con más ayuda de los feligreses de su iglesia. Si usted quiere ayudar a este grupo evangélico puede visitar sus instalaciones ubicadas en Managua, del edificio Armando Guido, cinco cuadras al sur.