Nacional

Madereros lanzan angustioso S.O.S.

* Antojadiza legislación forestal está acabando con los pocos recursos económicos con que contaban, señalan * “Nos tienen contra la pared y nuestros acreedores, y compromisos comerciales que teníamos suscritos están vencidos”, precisan

María Haydée Brenes

Los miembros de la Asociación de Dueños de Bosques, Extractores e Industriales de la Región Autónoma del Atlántico Norte (Asodeinforaan) denunciaron ser víctimas de un atropello tras otro por la legislación antojadiza en materia forestal, misma que está acabando con los pocos recursos económicos con que contaban y que tiene amenazada su libertad, pues ya tienen denuncias ante los juzgados por falta de pago a sus acreedores.
“Hemos tratado de agotar la vía administrativa”, manifestó uno de ellos, pese al tiempo y al agotamiento económico que han representado constantes reuniones por todo un año para demostrar que no hay retroactividad en la Ley de Veda Forestal (585) y que los permisos que fueron autorizados en 2005, cuyos impuestos fueron pagados en 2006, no pueden ser afectados por la ley que fue aprobada en ese mismo año.
“Nos tienen contra la pared, no logramos avanzar, nuestros acreedores y todos los compromisos comerciales que teníamos suscritos están vencidos, la madera que teníamos cortada en nuestros patios ya está comprometida, y ahora nos terminan de rematar con el decreto 86-2007, que mandata que la madera aserrada que está en los patios sea orientada a suplir la reconstrucción de viviendas afectadas en la región por el huracán ‘Félix’”, señalaron.

Amparados
También los madereros declararon haberse amparado ante la Corte Suprema de Justicia por este decreto 86-2007, que fue calificado como confiscatorio.
“Estamos agotando todas las vías, enviamos una carta a la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Nacional en la cual explicamos la situación difícil a la que estamos enfrentados con este decreto, con la Ley de Veda Forestal, que tiene roces con la Ley de Aprovechamiento Forestal”, declararon.
Los madereros señalaron que el Inafor ha adoptado una serie de medidas burocráticas, las cuales, lejos de agilizar la salida de la madera, procura todo lo contrario, porque, por ejemplo, un aval de transporte sólo puede ser autorizado, para toda la RAAN, por el señor Harold Wilson, quien raras veces está en el Consejo Regional ubicado en Puerto Cabezas.
“El proceso es desgastante”, dijo otro, “nosotros tenemos que cargar el camión con las guías de aprovechamiento, ir a Puerto Cabezas a que envíen a un técnico a hacer la revisión, después este técnico regresa y remite la solicitud al señor Wilson, después Wilson debe firmarla y entregarla, razón por la cual debemos nuevamente ir a traerla y entregársela al conductor del camión para que pueda transportar la madera”.
“El proceso se escucha sencillo”, agregó, “si no se toma en cuenta que son nada más tres técnicos para las revisiones de toda la RAAN, que no somos los dueños de los camiones, y durante todo el proceso debemos mantener cargado el camión y dar de comer a los conductores y a sus ayudantes, que Wilson no está en Puerto Cabezas de forma permanente, de manera que a veces se viaja desde Prinzapolka y hay que esperarlo más de quince días para que firme una autorización, y para colmo, después de entregar el aval de transporte, los camiones son detenidos en cualquier sitio para verificar”.
“Solicitamos que sean liberados de manera inmediata los productos forestales que estaban autorizados, con su documentación emitida por las autoridades competentes y que nada tienen que ver con la madera afectada por el huracán Félix”, declararon.

¿Dónde está la mafia?
Los miembros de Asodeinforaan pidieron a las instituciones miembros de la Comisión Nacional Forestal rendir un informe para dar a conocer la supuesta “mafia maderera”, por la cual se emitió el decreto de emergencia económica en mayo de 2006 por el ex presidente Enrique Bolaños, y posteriormente se aprobó la Ley de Veda Forestal (585) en julio del mismo año.
“Nosotros queremos saber dónde esta la mafia maderera, dónde están los acusados, dónde está un solo enjuiciado del sector forestal formal de este país. Nosotros no somos mafiosos, somos personas honestas, nativos de la región pertenecientes a las etnias miskitas, mestizas, creole, mayagnas, que pagamos impuestos, que cumplimos con todos los requisitos que establece la ley, que no recibimos préstamos para trabajar y con nuestro propio trabajo y dedicación estamos dando empleo al 95 por ciento de la población en la RAAN”, destacaron.