Nacional

Extraña detención de un religioso italiano


Luis Alemán

El misionero católico de origen italiano, Alberto Boschi, fue detenido por funcionarios de la Dirección de Migración y Extranjería en la terminal de vuelos nacionales del Aeropuerto Internacional Sandino, y conducido al centro de retención de Migración y Extranjería, donde fue puesto en libertad horas después sin recibir explicación alguna.
Boschi se encontraba en Puerto Cabezas, donde autoridades de Migración y Extranjería le “recomendaron que por conveniencia” abandonara la Región Autónoma debido a disturbios registrados tras la protesta de miskitos contra las autoridades regionales de gobierno.

Denunció y lo dejaron preso
Según el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Marcos Carmona, durante su estadía en Puerto Cabezas, Boschi fue agredido por un grupo de simpatizantes del delegado de gobierno en Bilwi, por lo que interpuso denuncia en la Policía de la localidad, pero los agentes lo dejaron detenido, siendo puesto en libertad poco después, luego que personal de Migración le recomendó salir de la región.
Sin embargo, el comisionado mayor Alonso Sevilla, Vocero de la Policía Nacional, negó que el misionero italiano, nacionalizado nicaragüense, estuviera en calidad de detenido en la Policía de Bilwi.
“La Policía lo llamó porque había una denuncia por amenazas en su contra, lo llamaron para que aclarara la denuncia”, explicó, y negó que el misionero haya sido maltratado en la delegación policial. Confirmó que funcionarios de Migración se presentaron para confirmar su estatus legal.
Según Carmona, Boschi pidió cita para entrevistarse con la alcaldesa de Puerto Cabezas para denunciar la politización de la ayuda a los damnificados, pero al final no fue recibido.
Explicó que cuando estaban en el palacio municipal, Boschi fue agredido por personas no identificadas, mientras unos concejales que tampoco identificó, lo amenazaron, lo que motivó que se presentara a la Policía para denunciar las amenazas.
La versión que tiene el secretario ejecutivo de la CPDH es que la Policía Nacional se ofreció acompañar al misionero hasta la terminal aérea para que tomara un avión de regreso a Managua, “a fin de evitar cualquier situación de agresión”, pero cuando Boschi llegó a Managua fue detenido por Migración.