Nacional

Juicio “contra reloj” en crimen de comisionado


Lizbeth García

En lo que podría considerarse una verdadera carrera contra el tiempo, el juez Octavo Penal de juicio, Tomás Eduardo Cortés, programó para las ocho de la mañana de hoy la reanudación del juicio oral y público para los acusados por el asesinato del comisionado Guillermo Manuel Obando, porque este miércoles vence el término de ley para dictar sentencia con reo detenido.
El juicio arrancó a las nueve de la mañana del martes y tras nueve horas de testificales, quedó en claro que las tarjetas de crédito por las cuales el comisionado Guillermo Manuel Obando fue asesinado, aparentemente siempre estuvieron en el cuarto de la víctima, porque supuestamente los asesinos se asustaron después de matarlo, y ya no buscaron nada. Estaban en la gaveta de la mesa de noche.
El policía que investigó el crimen, Narciso Rocha, reveló que los acusados, Luis Miguel Ordóñez y Héctor Antonio Aragón Roa, estuvieron antes y después del crimen en la casa de la víctima.
Obando fue apuñalado porque se quiso defender, luego sus asesinos ocultaron el cuerpo en dos sábanas, lo echaron en la valijera de su carro, se fueron a cambiar las ropas ensangrentadas y tres horas después regresaron para deshacerse del cadáver, según Rocha, quien reveló que los acusados se fueron al barrio Las Torres a quemar cerca del lago los documentos del comisionado, pero pudieron recuperar un pedazo de cédula.
Explicó que todo lo que conoce del crimen, que es muy parecido al de Polanco, le fue revelado por los mismos acusados en el famoso vídeo que será incorporado hoy al juicio.
Para hoy se espera que declaren 25 testigos, porque ayer sólo declararon 13 debido a que a las siete de la noche se cortó el fluido eléctrico.