Nacional

Nica rehuye a juicio por matanza en EU

* Lo acusan de participar en masacre de tres estudiantes universitarios de Newark

El nicaragüense Rodolfo Antonio Godínez Gómez, señalado de participar en la matanza de tres universitarios estadounidenses en agosto pasado, evitó, por tercera vez consecutiva, ser extraditado a la justicia de Nueva Jersey, lugar donde ocurrieron los crímenes que estremecieron a la sociedad de ese Estado.
Godínez, junto a su hermanastro Alexander Alfaro, ambos inmigrantes nicaragüenses, fueron acusados y arrestados junto a cuatro personas más, por su presunta participación en la muerte a tiros de tres estudiantes afroamericanos y en el intento de asesinato de una cuarta joven, todos alumnos de una universidad estatal.
Según agencias de noticias de Estados Unidos, a Godínez dos agentes lo escoltaron con las muñecas esposadas esta semana hasta el despacho del secretario de Estado de Maryland, donde se reunió brevemente con el subsecretario de Justicia Emmet Davitt, cuya labor en el caso consiste en recomendarle al gobernador Martin O’Malley si debe firmar una orden judicial de entrega o no.
Si el gobernador firma una orden de entrega autorizaría el traslado de Godínez a Nueva Jersey, donde se le acusa de asesinato en primer grado por la muerte de los estudiantes y donde podría enfrentar hasta cadena perpetua.
Según detalles de la investigación policial, los sospechosos habrían ordenado a las víctimas que se hincaran delante de un muro, detrás de una escuela primaria, y ahí les dieron un balazo en la nuca a cada uno, a quemarropa. Una cuarta víctima --Natasha, la hermana de 19 años de Aeriel-- recibió un tiro en la cabeza, pero sobrevivió.
Godínez rechazó el traslado en agosto, después de haber sido capturado en Maryland, cuando huía buscando San Antonio. Posteriormente, el 20 de septiembre, el nicaragüense evitó ser trasladado a New Jersey y se reunió con un funcionario gubernamental para tratar su caso.
Él es el único de los sospechosos arrestados que no ha sido trasladado al Estado donde ocurrieron las muertes. Se desconoce si el esfuerzo de Godínez por permanecer en Maryland es algo más que una simple estrategia dilatoria. Básicamente, sólo puede argumentar que él no es el hombre que buscan las autoridades de New Jersey, dijeron las agencias de noticias.
“Es solo una cuestión de identificación”, aseguró Ramón Korionoff, portavoz de la oficina del fiscal estatal del condado de Prince George. “En la actualidad, poca gente lucha por evitar ser extraditada, porque es un procedimiento bastante sencillo”, agregó.
Godínez, con estatus de inmigrante legal, debe presentarse en 10 días al tribunal de Prince George, que le dará una oportunidad de exponer las razones por las que él considera que no debe ser extraditado.