Nacional

Ex seminarista culpable entre llantos y desmayos


Lizbeth García

Pese al “patatús” que sufrió Denis Francisco Martínez Navas, de 19 años, quien cayó desmayado varias veces en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias, el juez Octavio Rothschuh lo declaró culpable de los delitos de abusos deshonestos y corrupción de menores en perjuicio de varios niños del Hogar “Zacarías Guerra”.
La fiscal Alicia Carolina Solís solicitó al juez que castigue a Martínez con 20 años de prisión, a razón de diez por cada delito, porque a su juicio la conducta del acusado se agravó por el abuso de confianza que tuvo, ya que había sido aceptado como educador voluntario; además, se aprovechó del hecho de que le dieron permiso para quedarse a dormir en el hogar, que se considera como la morada de los niños.
Además, la fiscal precisó que el acusado actuó con desprecio de la condición de niños abandonados que tienen las víctimas.
La defensa, por su parte, solicitó al juez las penas mínimas que existen para cada delito, pero será hasta el próximo viernes que el juez Rothschuh se pronunciará, de acuerdo con las agravantes y atenuantes.
Inmediatamente, el juez revocó el arresto domiciliar del que hasta ayer gozó el acusado, y lo mandó a prisión.
Los familiares del procesado recibieron con lágrimas y furia el fallo técnico que dictó el juez, y agredieron al reportero gráfico de END bajo el pretexto de que estaba violando los derechos humanos de Francisco Martínez Navas, a quien siempre se le presumió inocente hasta que el judicial dijo lo contrario.