Nacional

Reo falleció por obvia indolencia

* Sabían que podía morir súbitamente, pero no lo enviaron al hospital ni a su casa

Eloisa Ibarra

El abogado Erasmo Vanegas informó que la familia del reo Gustavo Antonio Cuadra Urbina, fallecido el pasado once de octubre en el Sistema Penitenciario Nacional (SPN) a causa de un infarto agudo al miocardio, pedirá que se investigue a las autoridades del penal por no haber cumplido una orden judicial de enviarlo a su casa.
Cuadra, detenido en noviembre pasado en el Aeropuerto “Augusto C. Sandino” de Managua, cuando pretendía salir del país con óvulos de cocaína que había ingerido, cumplía una condena de diez años de presidio por el delito de narcotráfico.
Vanegas refirió que desde el momento de la audiencia preliminar, Cuadra expuso los problemas cardíacos que padecía desde 1992, lo que posteriormente fue confirmado por las autoridades del Instituto de Medicina Legal.
Refirió que fue hospitalizado en diversas ocasiones porque tenía riesgo de muerte súbita por una cardiopatía mixta: hipertensión y problemas cardíacos. Debido a sus problemas era atendido constantemente en el hospitalito del penal, donde los médicos habían determinado que su atención resultaba difícil, dadas las condiciones del lugar.
Debido a los problemas que presentaba, Vanegas pidió el Régimen de Convivencia Familiar al anterior alcaide Carlos Sobalvarro y al ex prefecto René Tercero, pero se lo negaron; luego lo hizo ante el nuevo alcaide Oscar Molina, quien también lo negó.
Refirió que presentó el caso ante todas las comisiones de defensa los derechos humanos, una de las comisiones le pidió el informe al alcaide, donde se reconocían los problemas de salud del reo.
Finalmente, Vanegas pidió a la juez Tercero de Ejecución de Sentencia, Rosario Gaitán Pavón, un incidente de ejecución de sentencia, fundamentado en varios artículos del Código Penal, y la juez dispuso que fuese remitido a su casa bajo custodia, pero con presentaciones al juzgado, chequeos médicos, una fianza personal y una garantía hipotecaría.
Mientras se hacían los trámites para actualizar una libertad de gravamen sobre una propiedad que quedaría hipotecada, la juez Gaitán ordenó a las autoridades del Sistema Penitenciario que fuese remitido de inmediato al hospital.
Vanegas informó que la juez tomó la decisión el dos de octubre, y ese mismo día remitió la orden al Sistema Penitenciario, que no cumplió con enviarlo al hospital mientras se iba a su casa, y el pasado jueves once, Cuadra, de 46 años, murió a causa de un infarto agudo al miocardio.
No fue posible conseguir una reacción de las autoridades del Sistema Penitenciario.