Nacional

Buscan bosque para animales damnificados

* Hay personas que atrapan las especies sobrevivientes que en busca de alimentos se han acercado a las comunidades * Debe crearse en el país una comisión de ayuda animal, que hasta la fecha es inexistente, urge experto

María Haydée Brenes

El daño post huracán Félix a la fauna podría ser mayor que el ocasionado por el fenómeno que asoló la costa Caribe Norte hace poco más de un mes, si no se toman las medidas necesarias para reubicar a las especies en un reducto de bosque intacto, señaló el doctor Enrique Rimbaud, Decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC).
Rimbaud manifestó, durante la presentación de un informe sobre el trabajo realizado por una comisión de trabajo interinstitucional, que fueron atendidos seis mil 325 animales en 21 comunidades de la RAAN, y que de ellos las aves son las más afectadas.
La estructura la conformaron veterinarios de la UCC y técnicos del Ministerio Agroforestal (Magfor) y del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena). Su conclusión es que “las enfermedades que presentan los animales son producto de la hipotermia, el estrés y la falta de alimentación, desde luego, porque quedaron sin hábitat”.
De acuerdo con el informe, existen 20 mil animales enfermos, por lo que se han puesto como meta darles asistencia médica veterinaria. Labor que será completada con la participación del Magfor, que atenderá a tres mil 500, más tres mil 441 que atenderán los grupos promotores de estas comunidades, los cuales fueron capacitados por UCC.
Urgen fondos
Rimbaud manifestó que urgen fondos para dar atención a los animales silvestres, pues debe crearse en el país una comisión de ayuda animal --que hasta la fecha es inexistente--, a fin de dar atención a todas las especies damnificadas.
“Precisamos fondos porque es necesario un vehículo todo terreno, rifles de dardos, jaulas plegables, condiciones mínimas que nos permitan atrapar al animal, hacerle un chequeo, hidratarlo, desparasitarlo y dormirlo para llevarlo a un reducto de bosque que se encuentre intacto, y que preste las condiciones para que ellos sean colocados, porque si no es así, podríamos ocasionar un desequilibrio natural”, afirmo Rimbaud.
Para concluir, declaró que están presentando el proyecto a algunas agencias de cooperación, pero que mientras estas dan alguna respuesta es urgente comenzar a trabajar, pues han tenido información de que hay personas que atrapan las especies que se han acercado a las comunidades en busca de alimentos.
“Los dantos, venados, monos, ardillas, tucanes y lapas, entre otros --que son especies en peligro de extinción, y cuya caza esta vedada-- están siendo atrapados y posteriormente vendidos. Hay que actuar pronto, si no el desastre post Félix será mucho mayor”, concluyó.
Para las primeras acciones de rescate a las especies silvestres damnificadas se necesita un mes de trabajo arduo y unos cinco mil dólares en materiales.