Nacional

Cinco nicas murieron soterrados


Jose Leonel Mendoza

Corresponsal Costa Rica
Las autoridades de socorro costarricenses confirmaron lo que se temía. Cinco de los ocho cadáveres encontrados en las labores de búsqueda del pasado viernes correspondían a los nicaragüenses que estaban desaparecidos.
Asimismo, el Organismo de Investigación Judicial informó que hasta este sábado se habían logrado recuperar 12 cadáveres en total. Se presume que aún pueden estar enterrados en los restos del alud de lodo y piedras, entre dos y tres víctimas más.
Como se estuvo informando desde que ocurrió la tragedia la madrugada del jueves en Bajo Cacao, comunidad Fátima, de Atenas, Alajuela, los nicaragüenses residían en una misma casa que fue sepultada, al igual que otras seis viviendas.
Los pinoleros fallecidos son: Agustín Reyes Calero, de 25 años; los hermanos Isidro, de 38, y Francisco Zelaya, de 32; Harley Osorio Quintero, de 22; y Darwin Palacios Rodríguez, de 32 años.
Los socorristas lograron encontrar este sábado dos cuerpos más, que, sumados a los dos del día del alud y ocho del viernes, totalizan doce.
Sin embargo, las tareas de búsqueda nuevamente fueron suspendidas comenzando la tarde por las constantes lluvias en la zona. La Comisión Nacional de Emergencia indicó que de los doce cuerpos, cuatro son de mujeres, entre ellas dos menores (16 y 11 años), y ocho de hombres. Asimismo, la entidad declaró inhabitable la zona del derrumbe, por lo que el resto de casas, unas 40, deberá ser reubicados ante nuevos deslizamientos de tierra.
Erick Rodríguez, familiar de Dorwing Palacios Rodríguez (el primer pinolero identificado), dijo que lo reconoció por los dientes de plata, el candado de barba y la calzoneta. Agregó que en medio de la tragedia lo positivo fue haber encontrado el cadáver, porque podrá trasladarse a Nicaragua.
Cerca del lugar y una hora después fue localizado Agustín Reyes Calero. Sobre él, Carmelo Reyes, familiar, comentó que el occiso tenía planes de regresar en diciembre para construir su casa.
Éstos, junto a Harley Osorio y los hermanos Francisco e Isidro Zelaya, trabajaban en construcción, eran fanáticos y jugadores de béisbol. Un mes atrás decidieron alquilar la casa donde perecieron, porque no encontraron otra en la localidad y ésta les que quedaba cerca de su trabajo.
El Consulado General se comprometió a facilitar transporte y las cajas en los casos en que los familiares de los nicaragüenses no reciban ayuda de los patrones de los fallecidos. Se espera que a partir de este domingo y lunes, los cadáveres sean trasladados a León y Jinotega.
Al respecto, Carlos Osorio, familiar de una las víctimas, dijo que lo retrasa el traslado es la medicatura forense. “Es una zozobra estar así. Ya están los cuerpos, y deberían agilizar la entrega, pero bien, creo que salimos este domingo, sino el lunes”, adujo.
Por su parte, Teodoro Reyes, hermano de Agustín, expresó que sólo le queda resignación ante la tragedia. “Mi hermano era muy trabajador y responsable. Tenía un hijo en Nicaragua y pensaba ir en diciembre y hacerle su casa. Es muy doloroso todo esto”, dijo consternado.
leonelmen@gmail.com