Nacional

Sacerdotes pidieron excepción para el aborto terapéutico


Mauricio Miranda

Sacerdotes de la Iglesia Católica asentaron su posición en contra de la penalización del aborto terapéutico en Nicaragua, pues sostienen que esta medida viola el derecho a la vida de las mujeres, establecido en la Constitución Política.
Una carta en poder de EL NUEVO DIARIO enviada por dichos curas católicos al cardenal Miguel Obando, a diputados ante la Asamblea Nacional y a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), señala: “Una ley no debe penalizar este tipo de procedimiento, puesto que la mujer tiene su derecho constitucional a la vida, y el médico, su obligación a salvársela”.
Los sacerdotes solicitaron en su misiva, fechada el 9 de octubre de este año, que no se revelara su identidad, porque según ellos, “parece más eficaz que los obispos y sus vicarios, y otras personas involucradas profesionalmente (…), expliquen este asunto”.
“Se ha enviado este documento a los obispos, incluyendo al cardenal Obando, y también a los magistrados de la CSJ, Dr. Iván Escobar, Dr. Francisco Rosales, Dr. Guillermo Selva y Dr. Rafael Solís”, puntualiza el documento. Pero también añade: “El cardenal nos agradeció y expresó su interés en esta perspectiva”.
Basados en doctrinas de Juan Pablo II
Según los curas que firmaron la carta, el Papa Juan Pablo II, en su encíclica “Evangelium Vitae”, puntualizó que el “aborto directo”, que consiste en la “eliminación directa del embrión o del feto” es “condenable”.
“Es verdad que el Papa dice que el aborto directo, ‘querido como fin o como medio’, es condenable. Pero es el aborto directo a que se refiere”, explican los sacerdotes.
Pero en cambio señalaron que la aplicación de un procedimiento médico necesario para salvar la vida de la madre, y que “indirectamente” resulta en la muerte del feto, no debe de ser penalizado por la ley. Por otro lado, los curas también sostuvieron que la mujer “tiene el derecho a la auto-defensa”.

Eximentes actuales no son suficientes
El diputado José Pallais, Presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, afirmó que los médicos en Nicaragua están indefensos, porque el nuevo Código Penal no les ofrece ninguna garantía de ser exculpados de una causa penal, si aplican un procedimiento necesario para evitar la muerte de una mujer embarazada.
Según explicó el diputado, del PLC, las eximentes o salvedades en el código, aprobadas en lo general, son insuficientes. Esta posición es contraria a la que hasta ahora ha mantenido la Conferencia Episcopal de Nicaragua.
Según el artículo 34 del código, está exento de responsabilidad penal, aquella persona que en “estado de necesidad”, “lesione o ponga en peligro un bien jurídico o infrinja un deber”, siempre y cuando el mal causado no sea mayor al que se trata de evitar.
Pero según Pallais, las personas no son “un bien jurídico”, por lo tanto, no está claramente establecido cuándo se comete un delito. “Esto quiere decir que los galenos están indefensos”, aseguró Pallais.
“Si lo que se pretende es eliminar la responsabilidad penal y civil, debe hacerse mediante una regulación genérica, ubicada en un artículo diferente”, señaló el diputado. De lo contrario, el sujeto (médico) tendría que enfrentar un juicio, “y ahí tendría que alegar la eximente”, concluyó.