Nacional

Misteriosos abogados esquilman al Estado

* De 50 mil dólares, antes de un año, ya sin autorización, les han subido a 80 mil, y ahora Banco Central pide a CGR autorización para 200 mil * Es falso que demandantes hayan desistido, sino que aceptaron ir a arbitraje y no se sabe cuánto se pagará finalmente ni quiénes son esos abogados y “su filial” nicaragüense

Luis Galeano

La firma de abogados estadounidense CGSH que representa al Estado ante una demanda de más de nueve millones de dólares interpuesta por cuatro empresas serbias en una corte del Distrito de Columbia, Estados Unidos, cobrará tres veces más de lo estimado inicialmente por el Banco Central, y es falso que los demandantes hayan desistido.
Los servicios de esta firma de abogados a la que nadie conoce y que en un inicio se estimaban en costos de 50 mil dólares, de repente se dispararon a 200 mil dólares, según una carta que envió el gerente del Banco Central de Nicaragua (BCN), José de Jesús Rojas, el pasado 5 de septiembre, al presidente de la Contraloría, Luis Ángel Montenegro, a quien le solicitan les autorice la ampliación del monto mencionado para pagar a CGSH.
En abril de este año, cuatro empresas comerciales serbias y su apoderado de Uganda demandaron a Nicaragua en una Corte Federal de Estados Unidos por la no cancelación de 190 pagarés que suman 9 millones 266 mil 833 dólares. La deuda no incluía más de 20 años de intereses, los que a estas alturas podrían incrementar en varias decenas de millones de dólares su monto inicial.
¿Por qué cobran más?
El costo de contratación de la firma se incrementó, según Rojas, porque la preparación de los argumentos que presentó CGSH para que los demandantes retiraran la demanda, le tomó más tiempo del previsto inicialmente. Además, el análisis de los diferentes acuerdos entre el BCN y el Beogradska Banka, y este último con los exportadores serbios, “fue más complicado y requirió más tiempo del previsto originalmente”.
De acuerdo con Rojas, CGSH tuvo que llevar a cabo investigaciones adicionales para asegurar la primacía de la cláusula de arbitraje en ciertos acuerdos sobre la intención de los demandantes de litigar en las cortes de Estados Unidos.
Además, la firma tuvo que hacer un trabajo “minucioso” en relación al tema de la aplicación de prescripción de las deudas para desestimar el litigio, y también fue necesario que le dedicara tiempo adicional para verificar si los demandantes eran los dueños legítimos de las deudas.
La demanda de los serbios interpuesta el 4 de abril provocó que el BCN solicitara a los contralores la autorización para contratar directamente por razones de urgencia y a un costo de 50 mil dólares a Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP (CHSG), y los colegiados le dieron el visto bueno.
El contrato era por un año, pero ahora resulta que ese tiempo ni siquiera ha transcurrido, y a la firma ya se le deben no los 50 mil dólares que era el monto máximo original, sino 88 mil 136 dólares, es decir, el BCN, sin la autorización de la Contraloría, permitió que el costo se incrementara en casi 40 mil dólares.
Todavía no desisten
El gerente del BCN indica en su carta a Montenegro que como resultado de las gestiones de CGSH, el pasado 10 de julio las empresas Inex-Interexport Belgrado, 14 October Krusevac, IMT AD Belgrado y DP FAP Famos, junto a su apoderado, la compañía MFK Corporation Ltd, de Uganda, retiraron la demanda interpuesta, “expresando que desean resolver el caso de manera amigable o por la vía de arbitraje”.
“Cabe destacar que si bien las empresas demandantes retiraron la demanda interpuesta en la Corte del Distrito de Columbia, el caso en cuestión no ha concluido, ya que todavía no se ha emitido una resolución definitiva por parte de las autoridades competentes”, dice la carta de Rojas, y agrega que, “por tanto, el BCN continuará requiriendo de los servicios de CGSH en el marco del contrato suscrito con esa firma el 8 de mayo de 2007”.
El reclamo de los serbios está relacionado con unas deudas que originalmente el BCN contrajo con el banco Udruzena Beogradska Banka, Beograd, bajo los Acuerdos de Crédito suscritos entre ambas entidades financieras en octubre de 1983 y julio de 1985, cuando lo que es hoy Serbia formaba parte de la antigua Yugoslavia, y Nicaragua era gobernada por el FSLN.
De la firma no se sabe mucho, pues lo único que hay en la carta del presidente del BCN Antenor Rosales, el 20 de abril, al mismo contralor Montenegro, es la petición de la exclusión de procedimientos por los 50 mil dólares.
“La firma de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP está autorizada a brindar servicios de representación en el Distrito de Columbia, y ha representado a la República de Nicaragua de manera exitosa durante más de una década en las demandas interpuestas por diversos acreedores en el exterior”, señaló Rosales en aquella ocasión.
Ayer intentamos conversar con el titular del BCN, pero no fue posible comunicarnos con él.
Contralores piden explicaciones
El vicepresidente de la Contraloría, Lino Hernández, explicó que ante la solicitud de Rojas de incrementar el monto de 50 mil dólares a 200 mil dólares para pagar a la firma estadounidense, decidieron solicitar más información, “porque no queda claro el asunto”.
“Se supone que el costo estimado inicialmente es el que al final se iba a pagar, pero resulta que no es así, que incluso ya se ha incrementado en un tanto, y, por ello, queremos saber con exactitud cómo es la cuestión”, dijo Hernández.