Nacional

Otro mortal encontronazo en Carazo

* Un muerto y 15 heridos, algunos de mucha gravedad * Accidente ocurrió en la carretera San Marcos-Jinotepe

Alberto Cano

JINOTEPE, CARAZO
Un muerto y al menos 15 lesionados, dos de ellos de gravedad, fue el recuento fatídico del brutal encontronazo que se produjo ayer frente a la zona franca “Picus”, localizada en la carretera Jinotepe-San Marcos, donde un bus de la cooperativa “Cootrama”, repleto de pasajeros, impactó de frente contra un camioncito Kia, sin placas, que manejaba Ángel López, de 55 años, quien murió de inmediato.
López, conocido como “El Mecánico”, por haber desarrollado por muchos años ese oficio en el reparto Covisama, de San Marcos, andaba probando la pequeña grúa, y lasta ayer se manejaba que se desplazaba de San Marcos a Jinotepe, y en la famosa subida de la “Picus”, por esquivar a otro vehículo, invadió el carril en el que se desplazaba el microbús que manejaba Paulino Calero.
Al producirse el choque, varios de los que acompañaban a López salieron catapultados, mientras que los pasajeros del microbús, entre ellos el chofer y la joven Gabriela Inmaculada López, de 20 años, que viajaban en la parte delantera, quedaron prensados, por lo que miembros de la unidad de rescate del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Jinotepe tuvieron que usar motosierras para liberar los cuerpos desgarrados y ensangrentados, mientras decenas de curiosos también se sumaron al rescate de los pasajeros. Las unidades de socorro no se daban abasto para trasladar heridos al Hospital Regional “Santiago”, donde entrada la tarde el personal médico de emergencia fue reforzado para enfrentar con eficiencia la emergencia surgida.
Los heridos
Entre los heridos que viajaban en el microbús están: Harold Antonio Sánchez, de 20 años; María Verónica Calero Ruiz, de 27; Gabriela López Sánchez, de 20; Paulino Calero, el chofer del microbús; Andrés Vado Alemán, de 25, Andrés Méndez Blas, de 45; y Carmen Hernández Medal, de 32.
En el camioncito iban Andrés Medal, de 45 años, y Damaris Carrión, de 23, junto al chofer Ángel López, que murió a consecuencia de múltiples fracturas craneales y exposición de masa encefálica.
El teniente Julio González, del cuerpo de bomberos de Jinotepe, dijo que posiblemente lo resbaloso de la carretera por las lluvias haya contribuido a que el accidente se produjera. Asimismo, confirmó que el chofer del microbús se encuentra en un estado estable de salud.
A este señor fue necesario hacerle respiración artificial en el lugar del percance, ya que en dos ocasiones pareció que fallecía, pero los bomberos que actuaron con rapidez lo devolvieron a la vida hasta que fue liberado de entre las chatarras y llevado al hospital de Jinotepe, donde el resto de los heridos estaban siendo atendidos.