Nacional

Desarticulan a banda de nicas y hondureños en operativos antidroga

Esta es la primera vez que se descubre droga en vehículos livianos caleteados

Ernesto García

Agentes de la Dirección Antidroga e Inteligencia de la Policía Nacional desarticularon hoy a una banda de nicaragüenses y hondureños en diferentes operativos uno de ellos al noreste de la capital, sobre la pista del Mayoreo, y otro Ciudad Sandino.
En total suman nueve personas las detenidas, siete nicaragüenses y dos hondureños. Dos de los capturados son Julio Alberto Ordóñez Moncada, de 59 años, originario de Chinandega, y Robin Aguilar Moncada, de 23 años, quienes se movilizaban en un vehículo Hyundai, negro, placas M099-800. Ambos fueron encontrados en un hotel ubicado sobre la pista el Mayoreo, al noreste de Managua.
Inicialmente, a los sospechosos se les encontró 10 mil dólares que según la Policía serían utilizados para comerciar estupefacientes, pero éstos alegaron que era para la compra de un vehículo.
El otro operativo se ejecutó en la garita de Ciudad Sandino, ubicada en el kilómetro trece y medio de la carretera nueva León. Los detenidos fueron el nicaragüense Jesús Salmerón, de 41 años; Donald Moncada, de 32 años, originario de Chinandega. Estos dos se transportaban en un vehículo Hyundai, verde, placas 043198.
Otro de los detenidos es Eduardo Antonio Lago, de 36 años, oriundo de Somotillo, quien se desplazaba en otro Hyundai color Champán, placas 106497; Carlos Adán Cubillo, de 26 años, originario de Managua, también fue capturado cuando se movilizaba en un Mazda rojo, placa 107025.
Los hondureño Oscar Enrique Interiano, de 40 años, y Jesús Bernardo Aguilar, de 30 años, junto a el nicaragüense Daniel Antonio Carrasco Muñoz, de 37 años, fueron arrestados cuando se transportaban en un vehículo Hyundai, verde, matrícula CH10590.
El comisionado mayor, Alonso Sevilla, dijo que los detenidos en este operativo hecho de manera simultanea, pertenecen a una banda Centroamericana que se dedica al tráfico internacional de estupefaciente.
Esta es la primera vez que se descubre droga en vehículos livianos caleteados. Las caletas estaban adheridas en el sistema electrónico de los carros y en la lata de la cajuela que colinda con el asiento trasero. Se calcula que cada vehículo tiene de 20 a 25 paquetes estupefacientes.