Nacional

“No se puede mandar a morir a la mujer”

Recuerda que los fariseos reclamaron a Jesús por haber sanado a una mujer en un día de reposo. “Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber?” No se le pueden cerrar todas las opciones, es como tirarla a dejar huérfanos. En el caso de la mujer violada, yo dejaría esto a criterio personal de esa vida y su relación con Dios, porque uno no puede llegar a decir “esto debe ser así, o así tiene que ser”

Edwin Sánchez

El aborto terapéutico, tal como se mantuvo vigente en nuestra legislación desde hace más de cien años, era una oportunidad que tenía el médico para salvar la vida que estaba en alto riesgo, consideró el reverendo Omar Duarte.
“Hay que proteger la vida de ambos, de la mujer, porque representa gran parte de la familia, como también hay que proteger la vida del niño”, sostuvo.
En el caso del aborto terapéutico yo pienso que tal como se había mantenido en la legislación, fue una manera de darle al médico la oportunidad de salvar una vida que enfrentaba un alto riesgo, dijo.
Acordémonos que esa madre puede tener cinco, siete chavalos. Cerrarle las puertas es como tirarla a dejar huérfanos a sus hijos, señaló
Sin embargo, el pastor del Ministerio Ríos de Agua Viva, que cuenta con 15 mil almas en diversos departamentos del país, dijo que el problema surge cuando personas sin conciencia utilizan el aborto terapéutico como método anticonceptivo.
Es una situación muy delicada, que además de ley, es de principios, expresó el líder evangélico. El alma debe actuar con base en su conciencia, en la justicia de Dios.
Cuando a un médico le dicen que una mujer se está muriendo y por la ley no puede hacer nada, él sabe que debe actuar, aunque se enfrentará a una situación como la de Jesús, cuando curó a una mujer de una grave padecimiento, en día de reposo.
Cuando el principal de la siganoga le reclamó, porqué había sanado en un sábado, Jesús les cuestionó: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?
Rescatar y dar vida
El reverendo Duarte apuntaló: “Es cuestión de principios. El Señor sabe que cuando hay una necesidad de salvar, ahí está para eso: deshacer las obras del mal y para ayudar, rescatar y dar vida en abundancia”.
Es un asunto más que de penalización y de ley, de conciencia, subrayó.
¿Estará de acuerdo conque se le quite el barniz de trasfondo político con que se produjo la penalización?
Indudablemente, hay que apartar totalmente lo político, de lo que realmente significan los principios morales, espirituales y éticos que rigen la vida de la sociedad. Lo político es político, de conveniencias, mientras que la vida es lo esencial, lo que hace que una sociedad respire, viva y que la familia se sostenga. El núcleo de una sociedad es la familia. Y una familia no se puede dirigir por políticas, sino por amor, respeto y principios.
En cuanto a una sociedad inestable políticamente, que toma decisiones de gran implicación en las familias, el reverendo Duarte dijo que “no se puede legislar sobre algo tan delicado como es la vida. Esto tiene que ver más con principios morales”.
Sabiduría de Salomón
Son situaciones muy difíciles que la mujer enfrenta, como también la enfrentará la familia, dijo Duarte. Aquí nos debe inspirar la sabiduría salomónica, como cuando se presentaron dos mujeres ante el Rey reclamando cada una el derecho de maternidad sobre una criatura. Salomón, mandó partir al niño, ante lo cual surgió la falsedad, la hipocresía y la máscara que quien prefería la muerte del bebé, recordó.
En cambio, la verdadera madre dijo que no se le hiciera nada al niño y que se lo llevara la madre falsa.
Duarte manifestó que una actitud salomónica hace falta para apartar las apariencias, las mentiras y la hipocresía, y reconocer la legitimidad y lo verdadero. Esto nos enseña que los principios valen más que todas las cosas, más que la máscara y la apariencia. Hay cosas que se hacen por maquillaje, pero ante Dios lo que vale es lo genuino, lo que está en el corazón”.
Pero la penalización del aborto terapéutico elimina en Nicaragua hasta una salida salomónica.
Es una situación muy difícil para la mujer, y pediremos al Señor que nos ayude, para que se deje una opción. Aunque es peligroso abrir una puerta para que se use como método anticonceptivo, también es muy peligroso estar mandando a la mujer a morir injustamente.
Human Right Watch reporta 80 casos de muertes, ¿llamará a los legisladores y a las autoridades a reconsiderar esta situación?
Antes que politizar estas cosas o darles ese viraje, soy de los que piensan que hay que levantar a los ojos al cielo para pedirle a Dios que nos dé sabiduría. Como dijo David: “Mi socorro vendrá de Jehová que hizo los cielos y la Tierra”. Prácticamente, tenemos que volvernos a estos principios de Dios, porque si no vamos a tener una sociedad confrontada, polarizada, dividida, porque esto divide a la familia, en la religión y en la política. Nadie quiere perder un hijo, pero tampoco a una madre, a una esposa. No es una situación fácil, donde Dios es quien nos tiene que ayudar a hacer las cosas. Y cuando Dios nos ayuda es cuando Dios está en nuestros corazones. Cuando tenemos a Dios fuera de nuestros corazones, hacemos locuras, cometemos muchos errores.

El caso de la mujer violada
El pastor Omar Duarte opina que no se le debe obligar a una mujer abusada a que haga esto o lo otro. De hecho, las posiciones de la Iglesia Católica y de una parte de la Iglesia Evangélica es que la mujer, aunque sea una niña, debe dar a luz, porque en su seno lleva una vida.
“Son casos muy difíciles que enfrenta cada persona. Yo dejaría esto a criterio personal de esa vida y a su relación con Dios, porque uno no puede llegar a decir: esto debe ser así, o así tiene que ser”.
“Creo que tiene que buscar la dirección de Dios para tomar realmente la decisión que debe tomar, valorando todos los principios bíblicos y las circunstancias. Son situaciones difíciles que lamentablemente se dan cotidianamente y que la mujer tiene que enfrentar. La mujer sufre una situación muy dura y enfrenta una lucha muy difícil.
¿Se agravó más con la penalización del aborto terapéutico?
¡Claro!, aparte de toda la carga que tiene la mujer, un ser tan sufrido. Yo creo que estamos para ayudar espiritual y moralmente, no para denigrar ni hacer más leña del árbol caído.
esanchez@elnuevodiario.com.ni