Nacional

¿Situación “a lo Nueva Guinea” en El Rama?

* Señalan complicidad de policías en desalojos a las sombras de la noche * También una serie de crímenes que continúan en la impunidad

Luis Alemán

Desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense denunciaron que el tres de octubre pasado a las 09:00 p.m., en la finca El Espejo, ubicada en la comarca La Patriota, municipio de Muelle de los Bueyes, una patrulla policial intentó desalojar a 15 familias. Según Catalina Miranda Aguilar, los agentes policiales ingresaron a la finca amparados en la oscuridad, sin tener una orden de allanamiento, obligándolos a huir entre la maleza para evitar ser capturados.
“Cuando intentamos pedir una explicación al comisionado Tomás Enrique Bárcenas Zapata, jefe de la Policía de El Rama, nos dijo que el antiguo dueño de esa finca, Julio Cerna, tenía pendiente presentarle el verdadero título de propiedad”, aseguró Miranda Aguilar, directiva de los desmovilizados de la ex Resistencia, quien aseguró que la propiedad les pertenece porque se las entregó el Estado en noviembre de 2006 con su título legítimo.
Aseguran que el productor Julio Cerna perdió la propiedad en el año 90 tras hipotecarla con el Banco Nacional de Desarrollo. “Con un título supletorio y con el respaldo del jefe de la Policía de El Rama, Cerna pretende despojarnos de nuestra propiedad, a pesar de que contamos con un título de propiedad entregado por el Estado de Nicaragua”, aseguró Miranda Aguilar.
Autoridad parcializada, afirman
Según la denunciante, el jefe de la Policía de El Rama, ni atención le puso cuando se presentó a reclamar porque los agentes llegaron a la propiedad sin tener orden de desalojo y en horas que no son hábiles para la acción policial. “Vimos claramente cómo el comisionado Barcenas está parcializado, ni importancia nos puso, y dijo que los agentes actuaron en la noche porque fue hasta esa hora que llegaron al lugar”.
La líder cooperativista aseguró que los policías llegaron a la comarca en horas de la tarde, pero esperaron hasta la noche para actuar. “Lo hicieron para sorprendernos cuando estábamos descansando”, aseguró, tras afirmar que después de la acción, los agentes utilizaron la casa del productor Julio Cerna como comando donde pasaron toda la noche.
Pero eso no es todo, ahora resulta que los desmovilizados de la ex Resistencia tendrán que responder ante los tribunales porque Cerna interpuso una denuncia por usurpación de propiedad. “Nos dijo que el caso lo pasará ante la Fiscalía”, aseguró.
Policía investigará
El comisionado mayor Alonso Sevilla, Director de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó la denuncia de los desmovilizados de la ex Resistencia, y aseguró que la institución realizará una investigación. “Fueron atendidos, se escuchó su inquietud y procederemos a investigar todo lo dicho por ellos”, aseguró.
La comisionada mayor Vilma Reyes, Directora de Asuntos Internos de la Policía Nacional, fue quien recibió a los denunciantes. Según Sevilla, la institución no puede afirmar si los agentes andaban desalojando a la gente o no. “Lo que Asuntos Internos determinará es qué estaban haciendo los compañeros”, dijo el jefe policial.
Tomás González, directivo de la Unión de Cooperativas Agrícolas de El Rama, denunció que “la Policía se está prestando a la corrupción al practicar desalojos de los campesinos a favor de los productores, que cuentan con el apoyo de los jueces que ordenan desalojos con sólo tener un título supletorio”.
González puso como ejemplo el caso de la finca Buenos Aires, en el poblado de Wapí, municipio de El Rama, donde un judicial dictó una orden de desalojo contra los campesinos que estaban en la propiedad. “El productor tenía una asignación, los desmovilizados contaban con un título de reforma agraria, y a pesar de ello el juez los desalojó”, aseguró.
Crímenes sin resolver
Los miembros de la Unión de Cooperativas Agrícolas denunciaron que desde 1996, cuando se agudizaron los problemas por la propiedad en la zona, se han registrado 19 asesinatos de desmovilizados. “Ninguno de ellos ha sido aclarado por la Policía”, señaló González.
El último crimen ocurrió en enero de 2006, cuando hombres vestidos con uniformes de la Policía Nacional, dieron muerte al campesino Socorro Laguna Aguilar, de 20 años.
“Los hombres, que tenían los rostros cubiertos, cabalgaban en bestias que Julio Cerna les había prestado”, aseguró Miranda Aguilar, quien detalló que los hijos de Cerna sirvieron como guías a los armados para cazar al campesino, a quien mataron de dos disparos. “Luego le colocaron una pistola y dijeron que era un ladrón de ganado”.
“La Policía aún no aclara ese crimen”, aseguró Tomás González, quien afirmó que la Policía tampoco dio con los hombres que violaron a dos mujeres socias de las cooperativas.