Nacional

Costa Rica dividida por TLC

* Exigen recuento manual y advierten que podrían torpedear agenda de complementación para su aprobación en el Congreso

Los costarricenses aprobaron por estrecho margen el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos en el referéndum del domingo, pero la oposición no reconocerá los resultados hasta que se haga un nuevo recuento de votos.
“El pueblo de Costa Rica ha dicho Sí al TLC, y ésa es para mí una voluntad sagrada”, dijo Arias en su alocución en la casa presidencial, rodeado de su gabinete.
Con el 97.02% de las mesas escrutadas, el Sí ganaba por 51.6% de los votos, mientras el No contabilizaba el 48.39%, según resultados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).
El 60.15% de los costarricenses acudieron a votar el domingo en una jornada calificada por el TSE de “ejemplar”, un 20% más del mínimo que se necesitaba para que el resultado de las urnas fuera vinculante.
“Recibo este resultado con serenidad, pero, sobre todo, con humildad como corresponde a un presidente elegido por el sufragio de su pueblo, a alguien que ha hecho del credo democrático el hilo conductor de su vida”, dijo Arias.
En tono conciliador, el premio Nobel de la Paz 1987 dijo que a partir de ahora “dejaremos de ser los del Sí y los del No, somos una sola Costa Rica, un solo pueblo que quiere, necesita y merece alcanzar el desarrollo, una nación pequeña en territorio pero ciertamente grande en ideales”.
El líder del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, la principal fuerza de oposición, advirtió este lunes que podría torpedear en el Congreso este paquete de leyes, sin las cuales el TLC quedaría en papel mojado.
“Vamos a permitir que se aprueben las leyes de implementación (del TLC) si se aprueba un paquete de leyes de ‘compensación’ para beneficiar a los agricultores, recursos para la pequeña y la mediana empresa, y para mejorar la educación”, advirtió Solís.
Exigen recuento voto por voto
Por su parte, el líder del movimiento del No, Eugenio Trejos, declaró al conocerse los primeros resultados parciales del referéndum que mantendrán su “oposición pasiva y patriótica” y aseguró que van a exigir al TSE un “recuento voto por voto”.
“Todavía la diferencia es tan estrecha que no se pueden lanzar las campanas al vuelo”, dijo.
No obstante el triunfo del “Sí”, el Parlamento tiene que votar antes de marzo próximo, cuando vence el plazo para poner en marcha el tratado, un paquete de leyes de implementación del TLC, entre ellas la apertura de los monopolios de las telecomunicaciones y de los seguros, los dos principales escollos para los detractores del tratado.
El presidente de la patronal costarricense, Rafael Carrillo, pidió que se “respete la decisión de los costarricenses expresada en las urnas”, y urgió al Parlamento que vote sin dilación el paquete de leyes complementarias del TLC antes del 28 de febrero.
Con este referendo, Costa Rica cierra una etapa marcada por una fuerte crispación entre los defensores y detractores del TLC, cuyas discusiones prácticamente han paralizado al Parlamento en el primer año y medio de gobierno de Arias.