Nacional

Quieren excluir a mujeres de trabajar en Cayos Miskitos

* La verdad es que quieren sacarlas de la competencia por recursos marinos

Fermín López

Puerto Cabezas, RAAN
El huracán “Félix” ha reabierto un capítulo que se había dado por cerrado hace más de cinco años, cuando autoridades tradicionales de las comunidades indígenas que habitan en el litoral norte, hicieron múltiples intentos por desalojar a las mujeres que llegaban a trabajar a los Cayos Miskitos.
Esta vez, las autoridades comunitarias y hombres que trabajaban en los Cayos se han unido para evitar que las mujeres regresen a dicho centro de labor, que aglutina a más de dos mil personas en temporadas hábiles de pesca.
El planteamiento fue hecho en una reciente asamblea territorial de las comunidades Tawiras, con la participación de 17 comunidades ubicadas en el litoral norte, las que en gran manera dependían de los Cayos.
La asamblea tuvo como principales puntos de agenda la reconstrucción de las comunidades, y el futuro de los Cayos Miskitos y los representantes comunitarios que viajaron desde las diferentes comunidades hasta Nina Yari, decidieron que por lo menos en los próximos doce meses nadie podrá establecerse ni desarrollar labores de pesca o captura en la zona de los Cayos, para lo que han solicitado la vigilancia permanente del Inpesca y de la Fuerza Naval.
Por otro lado, el “Félix” ha abierto unos enormes conflictos de género, ya que algunos líderes de las comunidades han llegado a afirmar ante las autoridades regionales que el fenómeno “dejó demostrado que el mar no es para las mujeres y por esa razón las mujeres no podrán regresar a trabajar a los Cayos”.
Entre los argumentos los ancianos y los demás líderes plantearon que “las mujeres son muy vulnerables y no tienen resistencia”, y que como prueba de eso “es que no se encontró ni una mujer entre los mas de 160 sobrevivientes rescatados flotando”, otro de los extraños argumentos que dieron es que “muchos hombres también perdieron la vida por tratar de salvar a mujeres que no sabían nadar ni tenían en qué apoyarse o flotar”.
Mujeres se oponen
La posición de los hombres no ha sido aceptada por un grupo de mujeres que llegaron a la asamblea a dar a conocer su postura, y han dicho que ellas tienen derechos iguales a los hombres, y que nadie les puede impedir el acceso a los Cayos Miskitos, ya que muchas de ellas mantienen a sus familias, o son madres solteras.
El planteamiento de los líderes tradicionales también pone responsabilidad sobre el gobierno para que busque alternativas de trabajo para que estas mujeres no tengan que regresar al mar, sin embargo, la decisión final la tomará el pleno del Consejo Regional en la próxima sesión ordinaria cuando se someta a discusión dicho tema.