Nacional

“Soy autorizada y nunca se me ha muerto nadie”


Luis Alemán

La partera Juana Navarrete González, la primera persona que atendió a Gregoria del Socorro Jirón Valverde, antes de ser internada en el Hospital Regional Santiago de Jinotepe, retó a las autoridades de ese centro asistencial a que asuman su responsabilidad por la muerte de la paciente.
“Ellos tienen que defenderse, la ‘reata’ (responsabilidad) que les cae por la muerte de dos personas no es juguete, por eso quieren lavarse las manos involucrando a una humilde mujer”, afirmó, luego de conocer que el director del Hospital, doctor Hugo Espinosa, la responsabilizó al asegurar que “la paciente llegó al centro en estado crítico después de haber sido manipulada por una partera”.
Llegó caminando
“Ellos son los que tienen que explicar por qué razón si la paciente llegó caminando al hospital, un día después salió muerta”, dijo la partera, al detallar que lo único que le hizo a Jirón Valverde, fue un tacto “para ver si estaba sangrando”, después recomendó que la llevaran al centro de salud “Marvin Corrales” de la Comarca La Chona, de San Marcos.
Jirón Valverde, de 26 años, murió el pasado 30 de septiembre por un síndrome hipertensivo gestacional, según la hoja de defunción emitida por el Hospital Regional Santiago, luego de ingresar presentando un dolor en el vientre. Sus familiares aseguran que la muchacha murió por negligencia del personal médico que la atendió.
“He ayudado a nacer a 150 niños, tengo 10 años de ser partera capacitada y autorizada por el Ministerio de Salud, y a mí nunca se me ha muerto nadie”, indicó, tras afirmar que el director del hospital de Jinotepe, “pretende lavarse las manos frente a la responsabilidad por la muerte de la paciente, ese doctor cree que como somos del campo nos van a engañar fácilmente”, expresó.
¿Mintieron?
Los médicos que atendieron a Jirón Valverde identificados únicamente como el doctor Téllez, doctor Flores y el doctor Ramos, aseguraron a los familiares de la víctima que el bebé de ocho meses de gestación tenía tres días de estar muerto, y que sería expulsado como si se tratara de un parto normal, pero el estado de la paciente empeoró produciéndose un sangrado masivo y horas después su muerte.
Sin embargo, la partera asegura que cuando atendió a la muchacha, el bebé aún estaba con vida. “La niña no murió en el vientre de su madre, nació viva”, aseguró Navarrete, quien corroboró su dicho al mostrar un brazalete que personal médico del hospital le colocó a la bebé de Jirón Valverde. “Ese brazalete se lo ponen sólo a los niños que nacen vivos para identificarlos, eso quiere decir que nació viva”, reiteró.
Navarrete llamó la atención a las afirmaciones del doctor Espinosa, quien aseguró que el embarazo de Jirón Valverde, era de alto riesgo. “Nosotros fuimos capacitadas por el Ministerio de Salud y nos han enseñado siempre que en la tarjeta de control prenatal se deja claro cuando se trata de un embarazo de alto riesgo y por lo tanto no puede ser atendido por una partera”. La tarjeta de control del embarazo de la joven fallecida, “no tenía nada indicado sobre el supuesto alto riesgo”, indicó.
Nunca le explicaron nada
Miguel Alberto Pavón López, esposo de Jirón Valverde, rechazó las explicaciones del director del Hospital Regional Santiago de Jinotepe, y más bien lo retó a que asuma su responsabilidad e inicie una investigación en vez de responsabilizar a otras personas.
“Ahora dicen que era un embarazo de alto riesgo, si era así, ¿cómo es posible que a mi esposa durante el tiempo que estuvo en el hospital no la pusieron en ninguna sala, estuvo en un pasillo acostada en una camilla, eso es una paciente de alto riesgo?”, interrogó.
Pero aún más, negó que el personal médico le haya advertido sobre el estado crítico de la paciente. “Nadie me dijo nada, lo que yo supe fue por un trabajador que arreglaba ropa de hospital y por lo que me contaban otras pacientes”, aseguró.
Explicó que no conoció al doctor Espinosa hasta el domingo, cuando se le acercó para informarle que trasladarían a su esposa al Hospital Bertha Calderón, y después para decirle que ya había muerto.
“Ahora dicen que se le suministró todo tipo de atención, pero cuando estuve con ella el sábado a la hora de la visita, ella me contó que nadie la había atendido y que ni una pastilla le habían dado. ¿Así se atiende a una persona de alto riesgo?”, se preguntó.
En caja de cartón
Pavón López aseguró que personal del hospital que no logró identificar le entregó el cadáver de su bebé de ocho meses de gestación dentro de una caja de cartón.
“Lo que hicieron con ella es inhumano, la enrollaron todita para que pudiera alcanzar en una caja de cartón, ¿qué tipo de personas son?”, aseguró, para reiterar que su intención es que el caso de su esposa y su hija sea investigado por las autoridades de salud.