Nacional

Fallo de la CIJ “bueno” para ambos países

El embajador de Nicaragua en Holanda dijo que la sentencia del tribunal es una victoria para su país, ya que reivindicó la posición del gobierno de Managua

Los representantes de Nicaragua y Honduras ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) calificaron el lunes de "bueno" el fallo del tribunal de La Haya que establece una nueva frontera única en el Caribe, ya que los jueces adoptaron argumentos "de una y otra parte".
"Creo que es un resultado bueno para ambos países y, sobre todo, que ya quedó zanjado este tema, que no va a seguir siendo objeto de conflicto o disputa. Es un capítulo del pasado", dijo el agente de Nicaragua en el caso, el embajador en Holanda Carlos José Arguello Gómez, tras la lectura del fallo en la gran sala de audiencias del Palacio de la Paz.
Victoria para Nicaragua
En cuanto a los reclamos específicos de Nicaragua, Arguello Gómez señaló que la sentencia del tribunal es "una victoria" para su país, ya que "reivindicó la posición" del gobierno de Managua en cuanto a los espacio marítimos en disputa en el mar Caribe, unos 130 mil kolómetros cuadrados al norte del Paralelo 15.
"La posición nuestra es que no existía delimitación marítima en esa zona. Honduras sostenía que había una delimitación que seguía el Paralelo 15 y la Corte dijo que no era así y fijó una línea que va bastante más al norte", dijo el diplomático.
"Lo más importante son los espacios marítimos que fueron asignados a Nicaragua", insistió, admitiendo que el fallo "tampoco es una victoria avallasadora" de Managua porque es "muy bueno para Honduras" el otorgamiento de la soberanía sobre cuatro cayos en disputa en torno al Paralelo 15.
En la misma sintonía, el consejero nacional hondureño de Relaciones Exteriores, Carlos López Contreras, indicó que la solución adoptada por los jueces de La Haya acogió "argumentos de una y otra parte".
"No nos han dado una línea perpendicular a partir del Cabo de Gracias a Dios, sino que ha oscilado a partir de los criterios de la Corte para adoptar su propia línea, desconociendo también la pretensión que había establecido Nicaragua", explicó.

De todos modos, López Contreras resaltó que "en ciertas zona, la línea se proyecta al sur del Paralelo 15, aunque Honduras no lo haya pedido, por efecto de la proyección de las doce millas que tienen de soberanía de mar territorial las islas que estaban en disputa".
En ese sentido, uno de los agentes hondureños en el caso, el embajador en Estados Unidos Roberto Flores Bermúdez, también resaltó que el tribunal había optado por una línea fronteriza con "ajustes" de acuerdo a ciertas características geográficas, que no siguió la propuesta de ninguno de los dos países.
"La presidenta de la corte (Rosalyn Higgins) mencionó bastante el tema de que era una línea a la que había que hacérsele ajustes, según la posición geográfica de los lugares que generaban espacios marítimos", señaló.