Nacional

Triunfo sobre Honduras golpeará a Colombia

* Agente de Nicaragua en La Haya: Fallo a favor de Honduras lesiona soberanía de Centroamérica * Pero victoria sobre vecinos del Norte, “cortaría las alas” a Colombia sobre San Andrés y Providencia, asegura otro especialista * “Grandes beneficios económicos” motivaron ratificación de Tratado Ramírez-López

Hoy lunes 8 de octubre, la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Holanda, dará a conocer el fallo en el que Nicaragua se juega casi 130 mil kilómetros cuadrados de aguas marítimas.
De esta manera se puso fin a más de siete años de un litigio directo con Honduras, donde además se vio involucrada Colombia, y que alcanzó las administraciones presidenciales de Arnoldo Alemán Lacayo, Enrique Bolaños Geyer, y Daniel Ortega Saavedra.
Algunos especialistas en asuntos internacionales señalaron que un fallo a favor de Nicaragua este lunes, tendrá repercusiones positivas en la causa que lleva contra Colombia ante el mismo tribunal, por el dominio de las islas de San Andrés y Providencia, y de los cayos Serrana, Roncador y Quitasueño.
El argumento es que tanto los alegatos de Honduras y de Colombia, en cada una de sus causas contra Nicaragua, se sustentaron en el Tratado Ramírez-López, que ambos países ratificaron en noviembre de 1999.

“Fallo debe desmontar trama colombiana”
Carlos Argüello Gómez, Agente de Nicaragua en La Haya, reconoció que la suerte “está echada” para ambos países, y “aplaudió” el compromiso de los presidentes Daniel Ortega y Manuel Zelaya, de respetar la decisión del tribunal de la CIJ. Pero señaló que un fallo en contra de Nicaragua lesionaría gravemente la soberanía de Centroamérica como región.
“Lo triste no es que le quede un pedazo a Honduras o a Nicaragua dentro de una zona centroamericana, porque a la larga es parte de Centroamérica. Lo triste de todo esto es que Honduras firmó un tratado con Colombia, y ese tratado le reconoce (a Colombia) parte del territorio centroamericano”, resaltó el diplomático.
“Lo importante y lo principal para nosotros sería que este juicio, esta primera parte que estamos discutiendo con Honduras, sirva de alguna manera para desmontar esa trama colombiana”, aseveró.

¿Un fallo favorable a Honduras sería una lesión a Centroamérica?
Efectivamente.
Para Argüello, inclusive, era más viable una salida a corto plazo y menos costosa, antes que resolver el conflicto ante el tribunal de la CIJ, y calificó como una “lástima” un desenlace negativo para la región, ocasionada por las pretensiones de Honduras de consolidar su posición en Centroamérica.
“Fue la lástima, que Honduras, para poder consolidar su posición, haya firmado y ratificado ese tratado con Colombia. Antes de que Honduras ratificara ese tratado, lo más lógico es que nos hubiéramos entendido. Lo más importante era que llegáramos a un arreglo. Son ambiciones de Colombia”, declaró.

Todo fue fríamente calculado
El 30 de noviembre de 1999, Honduras ratificó con Colombia el Tratado Ramírez-López, luego de una serie de conversaciones y compromisos entre ambos países en los cuales mediaron “grandes beneficios económicos” para el gobierno catracho. Honduras mantuvo que siempre ha ejercido soberanía al norte del paralelo 15.
En el caso de un fallo desfavorable, las autoridades catrachas pretendían mediatizarlo y condicionar su cumplimiento a los intereses de otras naciones de la región con acceso a la zona en disputa, y forzar con ello a una revisión del fallo, según revelaron documentos de gobierno.

Nicaragua: Siempre mantuvimos posición inicial
Según explicó el Agente de Nicaragua en La Haya, desde que empezó el litigio, Nicaragua siempre mantuvo su posición inicial, es decir, mantener la tesis de que jamás ha existido delimitación en la zona marítima en disputa.
“Nuestra posición es que no hay límite ni nunca se ha fijado un límite. No existe tratado ni acuerdo tácito ni expreso de ningún tipo, fijando un límite en esa zona. Esa es la posición que Nicaragua ha sostenido hace 30 años, hace 20 años, hace 10 años, y ahora”, insistió Argüello.
Por otro lado, aclaró que “en base a la geografía, en los resultados técnicos, éste (paralelo 17) debiera de ser el límite. La posición de Honduras, por otro lado, ha sido desde veinte años, no antes de eso, que existe un límite en el 15 y que eso Nicaragua lo ha aceptado de hecho. Eso es falso. Nicaragua nunca ha aceptado”, aseveró.

Herdocia: sólida documentación
Mauricio Herdocia, experto en asuntos internacionales, aseguró que Nicaragua presentó una “sólida y sistemática documentación”, gracias a que el tema se asumió “desde un punto de vista nacional”.
“Son diferentes administraciones del Estado las que han mantenido una misma posición: la frontera en el Mar Caribe no está delimitada, y por consiguiente había que proceder a su delimitación. Lo que Nicaragua le pidió a la Corte es que delimite esa frontera tomando en cuenta los elementos geográficos y el principio de equidad”, dijo Herdocia.
El ex asesor de la Cancillería manifestó que es sumamente importante que ambos estados aceptaron someterse a la jurisdicción de la Corte y al fallo emitido este lunes.

“Honduras y Nicaragua comparten un mismo proceso de integración, tienen una situación de vulnerabilidad y asimetría mayor que los demás países centroamericanos, y están obligados a profundizar sus respectivos procesos de integración y cooperación regionales”, señaló.

Grandes ganadores: Honduras y Nicaragua
Herdocia explicó que el gran ganador del fallo de la Corte Internacional de La Haya serán “los pueblos de Honduras y Nicaragua y el proceso de integración”, ya que Centroamérica ahora trabajaría “en los problemas del desarrollo y progreso económico y social”.
Para Ariel Granera Sacasa, ex asesor general de la Cancillería, un fallo favorable para Nicaragua significaría poner “punto final” a un diferendo histórico, además de “despejar” las relaciones diplomáticas entre ambos países.
“Por otro lado, contribuirá a incentivar la integración centroamericana. Definitivamente, cuando hay litis entre países centroamericanas pueden afectar los procesos de integración, además de las relaciones bilaterales”, concluyó.

Vaticinan doble golpe en La Haya

Ary Neil Pantoja
Nicaragua podría propinar un doble impacto a Honduras y Colombia en los juicios territoriales que entabló ante la Corte Internacional de Justicia, afirmó Mauricio Herdocia, especialista en asuntos internacionales y ex asesor jurídico de la Cancillería.
Herdocia explicó que un fallo favorable para Nicaragua en la demanda contra Honduras, tendrá repercusiones positivas en el caso que entabló contra Colombia, por el dominio de las islas de San Andrés y Providencia, y de los cayos Serrana, Roncador y Quitasueño.
Señaló que ambos países fundamentaron sus defensas jurídicas frente a Nicaragua, con el Tratado Ramírez-López, que suscribieron el 2 de agosto de 1986, y ratificaron en secreto el 30 de noviembre de 1999.
“Aunque son dos casos distintos, una resolución contraria en el juicio contra Honduras podría incidir en el litigio contra Colombia, porque cuando (este país) de forma inverosímil intentó validar el meridiano 82 como frontera (marítima de Nicaragua), concertó un tratado con Honduras en el que ambos países se hacían concesiones recíprocas”, explicó.
Herdocia aseguró que con ese acuerdo bipartito, catrachos y colombianos se repartieron las fronteras marítimas y redujeron la plataforma continental de Nicaragua a un “balneario” de 66 millas náuticas.
Por otro lado, destacó que Colombia y Honduras pretenden “encerrar” a Nicaragua y dejarla sin salida libre al mar, despojándola de la plataforma continental y de la zona económica exclusiva.
Según especialista, la resolución del caso entre Nicaragua y Colombia, se espera para finales de 2009 e inicios de 2010.