Nacional

Administrador se adueñó de pozo en Malacatoya


Cuentas claras es lo que piden los habitantes de cinco comarcas de Malacatoya, porque el administrador del pozo comunitario, Silvio Valenzuela, no rinde cuentas de los siete años que ha estado al frente. Además, denuncian el incremento en las facturas, lecturas alteradas y el corte de servicio de agua potable sin ningún motivo.
El líder comunal, Ismael Sánchez Sotelo, indicó que este pozo fue donado por el Fondo de Inversión Social para la Emergencia (FISE), en 2000, a cinco comarcas de Malacatoya: Camino Real, El Guayabo, Osagay, Los Cocos y El Paso.
Sánchez afirmó que Valenzuela asumió la administración del pozo con el compromiso de rendir cuentas cada tres meses, y al cabo de un año habría cambios en la directiva. Sin embargo, este ciudadano lleva siete años al frente y no ha querido relevar la dirección y tampoco ha presentado las utilidades o pérdidas de este proyecto comunal.
“Se tenía previsto que con las utilidades se invertiría en la comunidad, y el siguiente proyecto sería una farmacia comunal, de la cual sólo se logró construir las paredes”, dijo Grey Meneses Valenzuela, quien además señaló que Valenzuela convirtió este proyecto en su empresa privada, al punto que sube las facturas sin tomar en cuenta a las comunidades, altera las lecturas en el medidor y no brinda el mantenimiento correcto al pozo.
“No sabemos qué calidad de agua estamos tomando, y si le reclamos se desquita con los pobladores. También presumimos que está malversando los fondos, ya que además vende agua a otras comunidades y ello no se registra en los libros. Comenzamos con 360 usuarios, ahora no sabemos a cuántas personas se le brinda el servicio”, dijo Meneses.
Los pobladores piden a la alcaldesa de Malacatoya, Rosalía Castillo Sevilla, que intervenga en este conflicto y que se nombre a un nuevo administrador del pozo de agua potable.