Nacional

Pugna entre médicos de organización sandinista


Melvin Martínez

El doctor Mariano Salazar Castellón, galeno del Movimiento Médico Sandinista, fue despedido de su cargo como Director de Planificación del Sistema Local de Atención Integral en Salud, Silais-Managua, por otro miembro de la organización, Julio César Caldera.
Salazar hizo circular una carta en la que emplaza a Caldera a que le reintegre y le respete sus derechos como trabajador de la Salud, al tiempo que le “restriega” que ambos forman parte del movimiento afín al FSLN, por lo que no termina de entender dicho despido.
Para el doctor Caldera, director del Silais, no hubo motivación personal ni de otro interés en el despido de Salazar: “Su preparación no va en correspondencia con su trabajo, es un poco engorroso tener que decirlo, pero es lo que sucedió”, añadió.
“Se hizo una valoración del desempeño y nos dimos cuenta de que no es adecuado (para el cargo), en varias ocasiones se le pidió que rindiera y no lo pudo hacer, no hay razones que ocultar en este caso”, explicó Caldera. El caso ha ocasionado una división entre quienes apoyan a Salazar y a Caldera.
Salazar, de 53 años, dijo que cuenta con la solidaridad total del Movimiento Médico Sandinista, e introdujo una solicitud de revisión de su caso ante la dirección de personal del Ministerio de Salud.
El galeno ha trabajado de consultor para organismos internacionales en varios países de Europa, África y Centroamérica.
“He apelado el caso ante el director de Recursos Humanos del Minsa, di un margen de tiempo para que hubiera un arreglo, pero no hubo”, dice.
“Hay una valoración de su trabajo. Si no está conforme, hay consideraciones que no me gustaría mencionar que son de carácter técnico, entiendo que el doctor ha estado en comunicación con las autoridades del Minsa”, expresó Caldera.
“Lo nombré a él cuando nadie lo nombraba. Dentro de nosotros mismos hay desempeños diferentes, decidimos ubicarlo en otro lugar y no aceptó. Fue una variante que le propusimos. No tiene razón para asumir esa actitud, eso le puede pasar a cualquiera”, dijo Caldera.