Nacional

Interventor impedido de entrar a Arenas Tola

* Incidente y presencia de Policía causa salida masiva de turistas y frustración de inversionistas

El interventor del proyecto turístico Arenas Tola, Pedro José Guillén Rocha, no pudo ingresar a dicho complejo la mañana de ayer, ya que su acceso fue impedido por el administrador y el asesor legal de la citada sociedad, tras comprar los activos a las Sociedad San Cristóbal, de la cual era socio Armel González. De acuerdo con Jorge Pérez, administrador de Arenas Tola, el interventor Guillén Rocha llegó a las nueve de la mañana en compañía de varios miembros de la Cooperativa “Pedro Joaquín Chamorro”, a los cuales identificó como Fabio Ulloa y Máximo Calderón, quienes intentaron ingresar a las oficinas del proyecto.
“Guillén Rocha quería el inventario de bodega, máquinas, la cantidad de trabajadores y el ingreso financiero de las casas”, denunció Pérez.

A las buenas o a las malas
No obstante, el objetivo de Guillén Rocha fue obstruido por el asesor legal, Martín Moraga, quien representa los derechos de la Sociedad Bucaneros S.A. Según Pérez, el abogado alegó al interventor que el embargo preventivo que dictó la juez local de Tola, Astrid Fonseca, no tiene efecto, porque fue dirigido a la Sociedad San Cristóbal, la cual vendió sus acciones del complejo Arenas Tola a la Sociedad Bucaneros S.A., “por tanto, el embargo no tiene pies ni cabeza”.
Una vez que Guillén Rocha no logró su objetivo, dijo que si no lo dejaban entrar a las buenas “lo haría a las malas”, y que interpondría ante la Policía una denuncia por desacato a la autoridad, comentó Pérez.
Dos horas después, una patrulla policial se presentó a las oficinas del proyecto, ubicado en la comunidad de Gigante, Tola, a realizar entrevistas tras la denuncia por desacato.
Pese al incidente y al anuncio de los inversionistas de que cerrarían el millonario proyecto turístico, las obras y el movimiento de los trabajadores era normal dentro del complejo, en el cual se construyen 18 lujosas casas, mientras que otras seis ya están habitadas.
Inversionistas impotentes
Al respecto, la inversionista y socia de Arenas Tola, Gail Geerling, se quejó una vez más contra el sistema judicial que, a su juicio, está afectando la inversión extranjera con decisiones como la que se realizó ayer. “No sé qué más podemos hacer. Había gente ahí en esas casas donde ellos querían entrar, que estaba de vacaciones. Esa gente canceló su estancia y se mudó a otro lugar. Nos están afectando terriblemente”, expresó Geerling.
El proyecto Arenas Tola fue embargado el pasado 28 de septiembre por órdenes de la juez Fonseca, quien dejó como interventor a Guillén Rocha.
El embargo es por una demanda de seis millones de córdobas que están exigiendo diez miembros de la Cooperativa “Pedro Joaquín Chamorro” a la sociedad San Cristóbal.