Nacional

Comisaria europea se retira antes de que Ortega terminara maratónico discurso

El discurso de Ortega incluyó un apagón, risas y chistes de los presidentes Antonio Saca, Mel Zelaya y Oscar Berger, mientras el mandatario nicaragüense se dirigía al público

Eduardo Marenco

La Comisaria Europea Benita Ferrero-Waldner tuvo que ponerse de pie hoy durante el primer encuentro de Cortes Regionales en Managua, para que el presidente Daniel Ortega finalizara su discurso de una hora, tres minutos y 45 segundos, donde abordó los más disímiles asuntos imaginables, desde la Guerra Fría hasta los impuestos aduaneros.
La diplomática, quien presentó ayer una estrategia de cooperación de 214 millones de euros a favor de Nicaragua para el período 2007-2013, se vio obligada a despedirse de varios presidentes centroamericanos mientras Ortega continuaba su discurso, debido a que debía abandonar el país para cumplir otros compromisos.
Ferrero se encontraba sentada a la mesa principal junto a varios mandatarios centroamericanos. Muy precisada porque debía abordar un vuelo, Ferrero-Waldner todavía se vio retrasada a la salida de un hotel capitalino donde transcurría la conferencia, debido al atascamiento vehicular.
Ortega fue el décimo orador de un encuentro de Cortes Regionales, tomándose más tiempo que ningún otro mandatario, en un discurso que incluyó un apagón, risas y chistes de los presidentes Antonio Saca, Mel Zelaya y Oscar Berger, mientras Ortega se dirigía al público.
Durante su alocución, Ortega solicitó a la Comisaria Ferrero un fondo de compensación para Centroamérica debido a los subsidios que reciben los productores europeos, dijo que la ayuda estadounidense es el abono a una deuda histórica con Nicaragua y se disculpó por el apagón que lo dejó a oscuras, momentaneamente, durante su disertación.