Nacional

Otro intento por regular los plaguicidas tóxicos

* En Latinoamérica, Centroamérica es la mayor importadora de pesticidas y se busca reeducar a productores para que usen productos ecológicos y orgánicos

María Haydée Brenes

Establecer una Política Regional de Seguridad Química para Centroamérica, es el objetivo del taller regional sobre “Manejo de Sustancias Químicas”, inaugurado ayer por representantes del Departamento de Desarrollo Sostenible de la Organización de Estados Americanos (DDS/OEA) y la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD).
En este taller, que cuenta con representantes de la región centroamericana, se pretende establecer una normativa que permita inventariar la cantidad de plaguicidas que se importan a los países, así como ubicar dónde y en qué condiciones son almacenados los productos caducos.
De toda América Latina, Centroamérica es la mayor importadora de plaguicidas y pesticidas, manifestó Michella Mileto, especialista ambiental de DDS/OEA. Además del interés por disminuir la cantidad de pesticidas que ingresan, nos interesa acabar con el vació de información sobre la cantidades de productos que hay en los países y son altamente dañinos, dijo.
“Hay muchos plaguicidas altamente tóxicos y obsoletos escondidos, en el sentido que hay una enorme cantidad almacenados en bodegas en sitios que no son protegidos, con este programa pretendemos que además del producto que se comercia, que es cuantificable, podamos conocer cuánto producto quedó embodegado”, dijo Miletto.

A los mercados
También destacó que en México ha encontrado que muchos productos que no están permitidos por sus altos niveles de toxicidad están siendo comercializados en los mercados (tal como ocurre en Nicaragua), y provienen de bodegas e inventarios no reportados ante las autoridades correspondientes, poniendo en riesgo a la población que los usa, pero también a los vecinos y medio ambiente.
“En los mercados los productores creen que compran los productos más baratos y lo que llevan a sus huertas son productos viejos y altamente tóxicos, de forma que terminan dañándolos a largo plazo porque ya hay muchas restricciones para la mayoría de los pesticidas. Lo más importante para superar cualquier intoxicación y secuelas a futuro, es que todos los sectores que participan desde la fabricación, el importador, el vendedor y el usuario final, participen en conjunto con las instituciones para que las sustancias toxicas se conozcan en la cantidad existente y tomar las precauciones debidas, y eso es lo que haremos aquí”, declaró Miletto.

Disminuyendo importación
Por su parte, Juana Argeñal, titular de Medio Ambiente y Recursos Naturales, comentó que Nicaragua tiene como meta disminuir la cantidad de pesticidas y plaguicidas que se importan, a seis toneladas para el próximo año, así como promover la educación y producción amigable con el medio ambiente.
También Argeñal destacó que se están trabajando enfoques para cambiar los modelos de producción, a fin de que se usen productos ecológicos y orgánicos.