Nacional

Se busca un museo para el general Sandino

* “No es un proyecto partidario, sino histórico”, advierten familiares

“El hombre que de su patria no exige un palmo de tierra para su sepultura, merece ser oído, y no sólo ser oído sino también creído”. Esta frase con que Augusto C. Sandino comienza su manifiesto político, fechado el 1 de julio de 1927 en el Mineral de San Albino, Nueva Segovia, forma parte de un documento que busca un refugio donde pueda ser leído por las nuevas generaciones.
Marlon Castillo Sandino, nieto del llamado General de Hombres Libres, es el impulsor, junto a su familia, de la búsqueda de financiamiento para construir un museo público, donde los objetos personales, cartas, fotografías y demás pertenencias del héroe nacional, sean expuestos al público “para rescatar la imagen de mi abuelo”.
“Mi abuelo fue un hombre íntegro, un patriota que dio su vida por un mejor país; alguien que no pedía ni un palmo de tierra para su tumba, merece tener un lugar donde las nuevas generaciones sepan su historia sin manipulaciones de ningún tipo”, dijo Castillo Sandino, hijo de Blanca Segovia Sandino Aráuz, hija a su vez del matrimonio religioso entre Augusto C. Sandino y la telegrafista de San Rafael del Norte, Blanca Estela Aráuz Pineda.

Parque Sandino Vive
Él y su esposa hasta han elaborado los diseños y planes del “Parque Museo Luz y Verdad, Sandino Vive”, que constaría de cuatro casas similares a las construidas en San Rafael del Norte, Niquinohomo y el Chipotón, donde tenía su cuartel general del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.
“La idea es un museo con área de recreación, un barcito y una plaza en cuyo centro pondríamos una estatua del general montado sobre su burra favorita”, explica Castillo, quien aún no cuenta con el presupuesto que podría dar forma a su idea.
Dice que no ha insistido en la búsqueda de apoyo en el gobierno sandinista porque entiende “que el comandante Daniel y Rosario están en otras cosas, tratando de gobernar y poner en orden las cosas del país”.
Entre las cosas que podrían figurar en el museo se destacan una gran cantidad de documentos inéditos, manifiestos, cartas privadas, muebles, fotografías hasta la fecha desconocidas para la mayoría, y otros objetos que, según ellos, les ha llevado años recopilar, y que forman parte de piezas dispersas “que mucha gente humilde y agradecida guardaba como reliquias, pero que se desprendieron de ellas y nos las han llevado de manera gratuita para que todo el mundo las conozca”.

Murió con traje formal
“Aquí tenemos, por ejemplo, la ropa de campaña que mi abuelo andaba el día que lo asesinaron. Él se cambió de ropa en la casa de don Sofonías Salvatierra para ir a la cita y dejó su ropa colgada detrás de una puerta. A él lo mataron de traje formal”, revela Castillo, enseñando un pequeño traje café con un sombrero del mismo color, y agregando que la idea del proyecto no es algo partidario, sino histórico “porque Sandino es de Nicaragua”.
Entre los documentos figuran, además de cartas, un escrito a máquina en el que Sandino escribió los prólogos de dos libros que tenía pensado publicar en tiempos de paz.
De construirse, éste sería el segundo museo sobre Sandino en Nicaragua. El primero de ellos existió en los años 80, pero al final del gobierno sandinista, en 1990, fue desmantelado y ocupado por la actual primera dama Rosario Murillo.