Nacional

Leoneses recordarán siempre al “Capi Prío”

* Su muerte a los 93 años cierra un largo capítulo de la historia citadina * Por la Casa Prío pasaron desde famosos políticos hasta Rubén Darío

LEÓN

El fallecimiento del destacado empresario y veterano personaje leonés Agustín “El Capi” Prío Largaespada, a los 93 años, víctima de un infarto fulminante la madrugada del pasado sábado, mantiene conmovida a la sociedad leonesa, que disfrutó de sus atenciones en la famosa confitería o Casa Prío, que fue inaugurada en 1898 frente al Parque Central por el padre de “El Capi”, el ciudadano español José Prío.
Al morir don José, la casa de solaz esparcimiento social fue asumida inicialmente por su hijo Salomón, y luego por un yerno del español, pero a mediados de 1930 asumió el negocio don Agustín, hasta su fallecimiento el sábado pasado.
La Casa Prío fue visitada por destacadas personalidades del arte y de la cultura nicaragüense, ex presidentes, comandantes y pueblo en general.
El “Capi Prío” fue toda una referencia histórica de la ciudad de León, ya que desde su establecimiento comercial se hicieron famosas las lecheburras, galletas, mantecados, sorbetes, rompopos, refrescos y reposterías.
En 1979, un incendio consumió el antiguo caserón de madera y adobe, en cuyo lugar posteriormente fue construido el actual edificio de Enitel. Según rumores de la población, la antigua Casa Prío fue bombardeada por la Fuerza Aérea del somocismo en julio de 1979. Durante el incidente, se perdieron reliquias con un gran valor sentimental e histórico para la familia.
El señor Silvio Prío Gutiérrez, hijo del “Capi Prío”, expresó que su progenitor ayudó al humilde y al más necesitado, aplicó un socialismo humano, fue un ejemplo de amor para nuestra familia, aseveró.
Asimismo, señaló que existe mucho interés de la población en conocer sobre el futuro que tendrá el negocio que se caracteriza por las tradicionales lecheburras, pero la familia en pleno será quien decidirá lo que se tiene que hacer.
El “Capi” Prío era el menor de seis hermanos, y procreó tres hijos con la dama leonesa Delia Gutiérrez, con la cual fue abuelo de cuatro pequeños. Fue declarado hijo dilecto de León por el Concejo hace 20 años, y recibió varias condecoraciones por parte de instituciones culturales. En los años 80 recibió distinciones de parte del actual mandatario Daniel Ortega.
El periodista leonés Irving Guerrero Montes aún recuerda la música clásica, latín jazz, bossanova y marchas de las mejores orquestas del mundo, y las composiciones del inmortal José de la Cruz Mena. “En épocas de Semana Santa, el “Capi Prío” promovía la música sacra colocando parlantes en la acera cuando pasaban las procesiones religiosas”, refirió.
También destacó que venir a la ciudad de León a estudiar o visitarla, y no pasar por la Casa Prío para degustar las tradicionales lecheburras, sorbetes mantecados o galletitas de vainilla, era como no haber conocido a esta ciudad”, expresó Guerrero Montes, vecino del barrio El Sagrario.
Según Silvio Prío Gutiérrez, en el segundo piso del antiguo edificio, en la alcoba que estaba ubicada frente a la Calle Real, en el centro de la ciudad, vivió por seis meses como huésped el escritor nicaragüense Rubén Darío.
Cabe destacar que el Concejo de León rindió homenaje póstumo a Agustín Prío Largaespada el sábado 29 de septiembre en el despacho de la comuna.