Nacional

Surgen detalles sórdidos en crímenes de Nueva Guinea

* Cenidh pide medidas cautelares a CIDH para proteger a los Artola Delgadillo

Luis Alemán

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), urgió al Estado de Nicaragua aplicar las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a favor de los miembros de la familia Artola Delgadillo, cuyos padres, Villanueva Delgadillo y Gilberto Artola, fueron asesinados a balazos en fechas diferentes en la Colonia “Jacinto Baca”, de Nueva Guinea.
El Cenidh argumentó la urgencia de las medidas, luego de que la Policía Nacional confirmara que José Antonio Candray Espinoza, uno de los señalados como autor material de ambos crímenes, se encuentra huyendo.
“Ahora se hace más urgente la necesidad de aplicar las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, afirmó la doctora Vilma Núñez de Escorcia, quien mostró más preocupación debido a que José Antonio Candray Espinoza fue señalado por un promotor de derechos humanos de Nueva Guinea, como la persona que lo amenazó en plena vía pública “por defender los derechos humanos de los Artola Delgadillo”.
José Antonio también fue señalado por el promotor de Derechos Humanos, como la persona que ingresó armado a la delegación de Policía en Nueva Guinea, hasta la oficina donde él recibía la denuncia de Orlando Abel Obando Reyes, quien fue sometido a torturas por una suboficial de Policía que posteriormente fue dada de baja deshonrosa.

Formaron red
Las investigaciones policiales confirmaron que los Candray Delgadillo, señalados como autores de los asesinatos de Villanueva Delgadillo y Gilberto Artola, llegaron a conformar entre los reos del Sistema Penitenciario Nacional de Juigalpa, una red para matar a uno de los Artola, que cumple condena por el delito de abigeato en ese centro penal.
Uno de los encargados de matar al hijo mayor de los Artola Delgadillo fue identificado como Hilario López González, a quien le hicieron llegar hasta la celda donde guardaba prisión, una comunicación en un plato de comida. En una pierna de pollo le metieron un papel donde le decían que “las patronas” ofrecían 40 mil córdobas para matar al mayor de los Artola.
López González, según las investigaciones policiales, fue contactado por Benjamín Flores Báez para ofrecerle matar al matrimonio Artola Delgadillo, y que para tal acción, las señoras Josefa y Felícita Candray Espinoza, le pagarían con 20 vacas paridas.
La Policía en sus indagaciones también confirmó que Casimiro Delgadillo Candray, visitó en seis ocasiones el Sistema Penitenciario de Juigalpa, para entrevistarse con Javier Antonio Dormes, quien guardaba prisión, para ofrecerle matar al mayor de los Artola por una cantidad de dinero.
La señora Villanueva Delgadillo denunció en febrero pasado la existencia de un plan para matar a su hijo, asegurando que Casimiro Delgadillo Candray había ofrecido 50 mil córdobas. La señora Delgadillo también denunció entonces el actuar de la Policía de Nueva Guinea, que se parcializó a favor de los Candray.
Un mes después, el 20 de marzo, la señora Villanueva Delgadillo Obando fue asesinada cuando se dirigía hacia Nueva Guinea para participar en la audiencia del juicio contra dos de sus hijos y otros familiares, acusados por los Candray Delgadillo por el delito de abigeato.